Alimentación: ¿Cómo cuidarnos en las comidas de fin de año?

Salud 08 de diciembre de 2016
Llegan las fiestas de fin de año, sumado a los agasajos en el trabajo y las cenas de amigos. En todas estas situaciones, por lo general, estamos expuestos a alimentos y comidas ricos en calorías, hidratos de carbono simples y grasas saturadas. Qué hacer.

Uno de esos eventos y los que más nos consultan los pacientes, son las fiestas de fin de año: Navidad y Año Nuevo.

Los alimentos que se acostumbran a comer en estas fechas como budines, pan dulce, garrapiñadas, maní con chocolate, confites y turrones los hemos adquirido de nuestros abuelos inmigrantes que venían de países en donde pasaban las fiestas con frío y nieve, por lo que suelen ser ricos en grasas y calorías como para sobrellevar esta etapa invernal.

Además, no solo los tenemos en diciembre, se llenan las góndolas de los supermercados en noviembre y hasta marzo seguimos disfrutando del budín y el pan dulce que encima nos lo ponen más económicos porque no se han vendido. Y tenemos que sumarle los banquetes que cocinamos y las mesas tentadoras.

No sólo pensando en la figura y el cuerpo, las comidas de las fiestas pueden traer consecuencias negativas para la salud física a nivel gástrico y a nivel del sueño principalmente. Sumado al calor de la época, las comidas copiosas y con gran contenido graso generan en muchísimos casos malestares gastrointestinales.

 Pero, ¿cómo podemos cuidarnos si estamos rodeados de estos productos por todos lados?

1. NO AYUNES TODO EL DIA:

A veces por querer llegar esplendidos y para que nos quede bien la ropa o para guardar “espacio” y “calorías” para el gran banquete no comemos nada en todo el día y es el peor error!! Porque llegamos con tanta hambre que no ingerimos solo lo que tenemos ganas, sino que comemos demás! Como si fuera la última cena. Come fresco, liviano y equilibrado, acompaña tus comidas con vegetales y no te olvides de las frutas durante el día!

2. BEBE AGUA:

Como siempre, no dejes de lado el agua en verano, no llegues hasta el punto de estar deshidratado. Al menos debes beber 8 vasos por día.

3. ELEGI LO QUE VAS A COMER:

Si bien, a veces hay menús que no podemos elegir porque vamos a casas de familiares, restaurantes o cocina mamá a su gusto o según sus tradiciones, dentro de las mesas aún podemos ser selectivos. Elige cortes de carnes (magras en lo posible) y acompáñalos con ensaladas, siempre hazte amigo de las mesas de ensaladas o purés de vegetales! Procura servirte solo lo que vas a comer, no hagas varias vueltas por las mesas, date un gusto y respeta la porción, disfrútala.

Si sos quien cocina tenés puntos a favor! Planifica con anticipación lo que vas a cocinar, asegúrate de hacer solo lo que van a comer, si son 10 no cocines para 30. Hace ensaladas de todo tipo y color, opta por carnes magras al horno o a la parrilla. Una torre de vegetales es una opción fresca y nutritiva como entrada.

4. BEBER CON MODERACIÓN:

Evitemos las gaseosas y bebidas alcohólicas ya que poseen muchas calorías y no aportan nutrientes saludables. Tomar en su reemplazo abundante agua, jugos de frutas naturales o sin azúcar, reservando una copa de bebida alcohólica para el brindis. Evita los tragos como daiquiris, entre las opciones se prefieren vinos tintos y blancos espumantes (secos antes que dulces).

5. MESAS DULCES:

En un plato de tamaño chico, elegí lo que vas a comer, de esa manera evitas el picoteo constante donde no contabilizás lo que estas ingiriendo, y entre que hablamos y nos movemos o estamos parados tampoco nos sentimos satisfechos y al final del día resulta que quedamos empanzonados e indigestados. Optá por ensalada de frutas, brochettes de frutas coloridos y variados, acompañá con una bocha de helado o algunos frutos secos.

6. CREA UN AMBIENTE SEGURO:

Se terminó la noche, la fiesta fue en tu casa y quedó todo lo que llevaron otros familiares, incluyendo bandejas llenas de comidas y variedades de tartas, pan dulce, turrones, entre otros. Peligro!! Procurá al finalizar la fiesta, distribuir entre los que participaron lo que quedó de comida, así todos tendrán que comer el día siguiente y vos no vas a tentarte con todo.

7. ACTIVIDAD FISICA:

No abandones de hacer ejercicios, aún en época de fiestas de fin de año. Continúa con tu vida habitual, no hay motivos para dejar de hacer nuestras actividades y sobre todo de ejercitarnos.

8. DISFRUTA MÁS ALLÁ DE LA MESA:

Come despacio y mastica saboreando cada bocado. Hay que deleitarse con la calidad y no con la cantidad. Viví plenamente la fiesta, aprovecha el momento para el encuentro y el dialogo con otros evitando centrar la atención en la comida y la bebida. No nos quedemos sentados, hay que poner música, bailar y divertirse también.

¡¡Felices fiestas!!

Por: Lic. Romina Inés Gamarra (MP 581)

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar

Sorteo