El gateo del bebé: un gran paso para su autonomía

Sociedad 12 de diciembre de 2016
A los 8 o 9 meses, el bebé descubre su primer modo de desplazarse, el gateo. Esta es una fase imprescindible en el desarrollo de la persona y su cerebro. Además es un gran paso para su autonomía antes de los primeros pasos.

Hay muchas razones por las que un niño debería gatear y nosotros no impedírselo, y hoy vemos como, entre ellas, están las primeras conquistas de la autonomía: a nivel motor y también psicológico. Bebés y Más nos da las siguientes indicaciones: 

  • El gateo es el primer paso para la autonomía motora del niño, que empieza a producirse cuando existe cierta madurez evolutiva (por eso cada niño puede empezar en un momento distinto) y cuando el cerebro es capaz de entender cómo sortear los obstáculos. Existen diferentes estilos de gateo, y casi todos preparan al bebé para la etapa posterior en sus desplazamientos, es decir, para caminar, correr, saltar... Los músculos de las piernas y los brazos se fortalecen mediante estos movimientos y el cerebro cada vez establece conexiones más complejas para realizar movimientos diferentes. Incluso, la motricidad fina se ve estimulada con el gateo, ya que brazos y manos también intervienen en estos avances a gatas.
  • El bebé también adquiere autonomía a nivel psicológico, porque es la primera vez que puede desplazarse autónomamente, elegir dónde ir, "separarse" de mamá y papá, explorar... y hacerse unos verdaderos expertos en el suelo de casa y todo lo que contiene. Y ojo, porque esto también nos recuerda que no hemos de obviar las medidas de seguridad para los niños que empiezan a gatear. Lo que está claro es que en la mente del bebé se van a producir muchos sentimientos ante este nuevo mundo que se abre a su alrededor, ante esta nueva y nunca antes sentida "independencia": miedo, dilema, emoción... Además, esta primera habilidad física del gateo del niño es una muestra de su inteligencia cuando aún no hablan, ya que es el pensamiento sensorial-motor el que está más desarrollado.

Recordemos que cada bebé tiene su ritmo y empezarán a gatear cuando esté preparado, intervienen muchos factores, incluso los bebés que nacen en invierno empiezan a gatear antes debido probablemente a que tras unos meses, con el buen tiempo tienen más oportunidades de estar en contacto con el suelo, con menos ropa... y esto favorece su motricidad.

En cualquier caso y en cualquier época, nosotros podemos facilitar que nuestros niños se arrastren, con seguridad, ofreciéndoles un entorno adecuado y animándolos a moverse desde el suelo.

Permite a tu bebé que experimente estas conquistas en su autonomía gracias al gateo, ya que se están preparando de forma natural para seguir creciendo, para seguir conociendo su entorno, a nosotros mismos, a él mismo. ¡Y existen muchos juegos para estimular el gateo al tiempo que lo pasamos en grande!

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar