El hospital de Quijano, colapsado por la violencia en las carpas

Sociedad 31 de enero de 2017
Nelly Silvestre, gerente del nosocomio, aseguró que no solo tienen que atender al paciente que concurre en forma voluntaria por alguna dolencia sino también aquellos que trae la policía en calidad de detenidos.
cas

Si bien los carnavales y las carpas generalmente son motivo de diversión, desde hace ya varios años se han transformado en centros de inusitada violencia, principalmente por la ingesta abundante de alcohol, que trae aparejado que los pasillos de los hospitales, sobre todo los del Interior, estén abarrotados de heridos pese a que los médicos ‘corren de un lado a otro’ y ‘hacen malabares’ para brindarles atención.

La situación no es diferente en Campo Quijano, donde la propia gerente del nosocomio, Nelly Silvestre, se vio obligada a solicitar ayuda al presidente del Concejo Deliberante y al Intendente ya que “solamente hay un médico de guardia” y los fines de semana se ve sobrepasado en el ejercicio de sus funciones. “El tema es para aunar esfuerzos para ver que podemos hacer”, dijo a InformateSalta.

hos

Silvestre explicó a InformateSalta que no solo tienen que atender al paciente que concurre en forma voluntaria por alguna dolencia, sino también aquellos que trae la policía en calidad de detenido por haber provocado algún disturbio en la vía pública, a veces dentro y otras veces fuera del local bailable. “Sería conveniente que exijan a la gente dueña de los boliches y las carpas que tengan un personal idóneo, un enfermero adentro de la carpa, que pueda atender a la gente si hay algún problema”, señaló.

Además reveló que no cuentan con el personal de seguridad necesario en caso de algún inconveniente por lo que muchos temen por su integridad física. “En varias oportunidades nos han roto el vidrio de la puerta, patean la puerta”, contó.

Si bien aclaró que “no está en contra de que vayan a bailar”, se mostró preocupada por la influencia del alcohol. “Como profesional, como madre, como ciudadano, da pena verlos en ese estado, porque ni ellos son responsables por ellos mismos, la mayoría vienen golpeados, agredidos, y con cortes múltiples”, relató.

Por último, hizo hincapié en que faltan recursos humanos. “Nosotros solo tenemos guardia de 12 horas, ojalá tuviéramos de 24, o por lo menos más médicos en las guardias para reforzar sobre todo el fin de semana”, concluyó.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar