Perdió a su bebé, denuncia mala praxis y pide justicia: “Me la entregaron en una caja”

Sociedad 25 de junio de 2018
Johana, quien cursaba el 5to mes de gestación, denunció que la obstetra y la médica del hospital de Tartagal la obligaron a romper bolsa cuando no correspondía. Su bebé nació pero no resistió. “Este dolor que llevo no lo olvidaré nunca”, dijo.
emba

Un grave caso de mala praxis en el hospital Juan Domingo Perón conmueve por estas horas a los vecinos de la ciudad de Tartagal, luego que una mujer, identificada como Johana, contó a través de un grupo de Facebook, el duro momento que vivió el pasado domingo 17 de junio cuando perdió a su bebé.

La joven contó que ingresó a la Maternidad con dolores y fue atendida por una obstetra, quien tras revisarla le informó que estaba con dilatación completa. En ese momento, ingresó una doctora, quien le dijo que estaba por tener un aborto y que era necesario romper bolsa. “Yo llorando le pedí si me podría colocar una inyección para retenerlo y me respondió ¿estás loca? ¿vos me están cargando?”, contó.

Luego llegó su marido y su suegra, quienes también trataron de convencer a la doctora de que ‘le pusiera algo para retener al bebé’, pero fue inútil. “Se negó completamente, dijo que ella no iba a hacer nada e insistía que rompiera bolsa. Y así estuvimos hasta las 3 de la mañana hasta que rompí pero no salió nunca el bebé, seguía adentro, moviéndose, me decían que ya iba a salir y no salió”, dijo.

Al otro día, le realizaron un nuevo chequeo, ecografías y tacto, y se constató que no había necesidad de romper bolsa, el cuello del útero estaba cerrado, y solo tenía un centímetro de dilatación. “Una tristeza total, mi bebé seguía con latidos, me suspendieron el legrado, porque el bebé estaba con vida, me empezaron a colocar calmantes para retenerlo, me dijeron que iban a hacer lo posible para que mi bebé esté en mi panza”.

El miércoles le realizaron una nueva ecografía y el bebé seguía aún con vida pero no tenía nada de líquido amniótico. “Me dijo que no había posibilidades pero que iba hacer lo posible que ya tuvo casos de mujeres que rompieron bolsa y llegaron a termino con sus bebés. Me dio esperanzas, me dijo que siga en reposo y que iba a hacer todo lo posible", detalló.

Uno de los momentos más fuertes fue cuando se levantó para ir al baño a higienizarse y le tocó el piecito. "Siento una tristeza enorme e impotencia. Un dolor de madre que no se me va a ir nunca”, manifestó.

Los médicos hicieron todo lo posible pero no resistió. “Y así pasaron esas horas más largas y tristes de mi vida, la tuve a mi bebita pero falleció. Se la llevaron y me la entregaron en una caja como si nada. Fue el peor momento que pasé, sentía que me moría en vida. Tengo un odio total hacia la doctora porque no hizo nada cuando pudo haber hecho todo. Lo de mi hija no me voy a olvidar más y se que no se va a quedar así”.

Por último, expresó su inmenso dolor por la partida de su hija. “El dolor de madre no se me va a ir más, y haré justicia por mi angelito, pudieron haber hecho todo, tenían la obligación de hacer lo posible y se negaron a hacerlo, voy a hacer justicia por mi hija para que esta doctora no siga matando angelitos. Este dolor que llevo no lo olvidaré nunca y mi corazón está totalmente destrozado", finalizó.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar