Copa América: una práctica con el primer indicio de cambios que pueden venir para Argentina

Deportes 16 de junio de 2019
El entrenador separó en dos grupos al plantel durante el entrenamiento en la cancha del Vitoria.
Scaloni y Di Maria

La consigna es clara: Argentina no puede permitirse el lujo de quedarse detenida en el golpe de la caída 2-0 en el debut ante Colombia. Lo saben el cuerpo técnico que conduce Lionel Scaloni y también los jugadores: los desafíos que vienen son muy importantes y si la recuperación no llega pronto la Selección corre el riesgo de una eliminación que sería histórica, en la primera ronda de la Copa América, informó Clarín.

Sabe el DT también que para la presentación del miércoles desde las 21.30, por el segundo partido del grupo B frente a Paraguay, deberían corregirse al menos algunos de los errores que aparecieron en la primera presentación. Y para eso se necesita cambiar.

Acaso el primer indicio de una variante que asoma para el segundo partido se dio en la práctica de este domingo, en una ciudad de Salvador que por primera vez desde que llegó Argentina amaneció soleada y sin lluvias a la vista. El plantel se entrenó por última vez en el predio del Vitoria, pero no en la cancha principal sino en una auxiliar. Y se dividió en dos grupos: el de los titulares, que en el momento en que se abrió la práctica a la prensa trabajaba en el gimnasio; y el de los suplentes, entre los que apareció un nombre que llamó la atención.

Mientras que la gran mayoría de los que realizaron ejercicios entre los suplentes no había jugado ante Colombia, sí en cambio estaba Ángel Di María, a quien Rodrigo De Paul reemplazó en el entretiempo. Se podría creer que su presencia tenía que ver con no haber jugado los 90 minutos, pero en cambio De Paul sí realizó el mismo trabajo que los titulares.

Al mismo tiempo que todavía es apresurado sacar conclusiones terminantes, la presencia del Fideo entre los suplentes puede ser el primer indicio de cambios que seguramente habrá en el equipo, en busca de encaminar el rumbo a la clasificación.

El plantel se prepara ahora para una variante segura, que es la de la sede. Su próximo partido será en Belo Horizonte, que la recibirá al menos con el alivio de temperaturas algo más agradables que las de Bahía, con unos 10 grados menos. En el Mineirao, Argentina tratará de empezar a escribir una nueva historia, a la que se le puedan encontrar sonrisas para refrescar el espíritu.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar