Habló el árbitro del polémico Argentina-Brasil de la Copa América

Copa América 2019 09 de julio de 2019
El ecuatoriano desmintió que haya habido interferencias en las comunicaciones con el VAR, dijo que la falta fue de Agüero y que el choque con Arthur lo propuso Otamendi.
messi

Habló Lionel Messi, y descargó su artillería contra la Conmebol. Habló la Conmebol, a través de un comunicado oficial centrado en responderle al capitán argentino. Pero faltaba la palabra de Roddy Zambrano, el árbitro ecuatoriano que junto al VAR (encabezado por el uruguayo Leodán González) quedó en el centro de la polémica por su actuación en el decisivo Brasil-Argentina. Pero el pito tomó la palabra este martes y defendió todo lo que hicieron él, los líneas y los oficinistas del VAR en una de las semifinales de la Copa América.

"Sabíamos que el perdedor iba a buscar a algún culpable en este partido, en este caso el árbitro", afirmó Zambrano, ubicando el eje de la polémica lejos de sus decisiones de no recurrir al VAR para revisar los posibles penales de Dani Alves cuando Sergio Agüero se metía en el área para buscar una posible descarga de Messi que lo dejaría cara a cara con Alisson Becker y el empujón con el cual Arthur frenó la carrera de Nicolás Otamendi cuando éste entraba a buscar un centro aéreo.

"En la jugada de Alves y Agüero tienen que ver la imagen de atrás del arco. Agüero hace una falta temeraria, de esa jugada salió el contragolpe y Brasil hizo el segundo gol. Eso fue lo que vi en la cancha", dijo el ecuatoriano.

"Y en el choque entre Arthur y Otamendi fue en un tiro de esquina. Es muy complicado ver a 18 jugadores en el área que se sujetan, que se empujan, que se agarran... Yo vi cuando Otamendi estaba caído, la infracción no la vi. El VAR revisó y dijo que era una jugada gris. Otamendi también buscó chocar al defensor, fue quien propuso el choque", agregó, en una rara descripción de un punto de vista totalmente distinto al que el 99 por ciento de los espectadores vieron por la televisión.

Coherente con su discurso carente de autocrítica, Zambrano desmintió los rumores acerca de que las comunicaciones de la custodia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, interfirieron los enlaces de los árbitros en el campo de juego con sus colegas en la oficina del VAR. "Nunca dejamos de estar en contacto, no entiendo por qué se inventa eso. Todas las comunicaciones quedaron grabadas. El partido terminó bien", afirmó.

Obviamente, hizo referencia a las declaraciones de Messi acerca de corrupción en la Conmebol y de una Copa América armada para Brasil. "Messi es un jugador que se dedica a jugar. Nunca tuve problemas con él. La verdad, me sorprendieron las declaraciones de él luego del partido, pero bueno, cada quien tiene su opinión", concluyó sus declaraciones Súper K-800 de Ecuador.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar