Los autos que pasen los $2.600.00 pagarán impuestos internos

Economía 06 de noviembre de 2019
La medida apunta a los vehículos de alta gama o premium. La nueva escala comenzará a regir a partir del 1 de diciembre hasta el 29 de febrero.
autos5

Con un aumento de 12,5% de la base imponible, sólo los autos de más de $2.600.000 de precio al público quedarán alcanzados desde el 1 de diciembre por el pago de impuestos internos. Así lo decidió la AFIP, quien publicó oficialmente los nuevos valores para este tributo que apunta a los vehículos de alta gama o Premium.

Según detalla el sitio Ámbito.com, con un aumento de 12,5% de la base imponible, sólo los autos de más de $2.600.000 de precio al público quedarán alcanzados desde el 1 de diciembre por el pago de impuestos internos. La AFIP publicó oficialmente los nuevos valores para este tributo que apunta a los vehículos de alta gama o Premium. Hasta el 30 de noviembre, seguirá vigente la escala actual que tiene el tope en alrededor de $2.290.000. No hay un valor exacto debido a que varía según el margen comisional que aplique cada empresa.

Actualmente, la base imponible de valor de venta a concesionarias es de $1.626.763 y pasará el mes próximo a $1.831.084 y regirá hasta el 29 de febrero. A eso hay que sumarle el pago del IVA y la comisión del dealer para llegar al valor final. La actualización se realiza trimestralmente. En esta oportunidad es en base a la inflación acumulada entre julio, agosto y septiembre, aunque comience a regir en diciembre. Esto se debe a que la inflación de septiembre se conoce a mediados de octubre y, por problemas de implementación, se necesitan más días para su puesta en marcha.

AFIP

Este tributo se comenzó a pagar durante el gobierno kirchnerista y en 2014 se aumentó la carga impositiva, durante la gestión de Axel Kicillof en el ministerio de Economía. En la campaña del 2015, el entonces candidato Mauricio Macri, había prometido eliminarlo. Si bien modificó las escalas para atenuar el impacto, se despedirá sin cumplir con su promesa.

El problema de este gravamen – que tiene un alícuota de 20% - es que, por la forma en que se aplica, los 0km que quedan afectados, sufren un aumento del 25% sobre el valor de la unidad, lo que hace que esos modelos queden descolocados contra la competencia.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar