Debes saberlo: en Neuquén, operaron a un varón trans por primera vez en un hospital público

Nacional El miércoles
Joaquín Acosta logró que le sacaron el útero y los ovarios en Zapala
joa

Joaquín Acosta nació en Entre Ríos hace 34 años, pero fue recién a los 28 que empezó a vivir como quien realmente se sentía: un varón. Sus primeros recuerdos de la infancia lo ubican a los 8 años en su habitación jugando a ser Marcos. "Pasaron muchos años hasta que pude entender qué me pasaba. Recién cuando fui a vivir a Buenos Aires y conocí a mis amigos trans supe qué me sucedía. Allí decidí hacer la rectificación de mis documentos", explica en diálogo con TN.com.ar.

Él pensaba que era lesbiana hasta que, al escuchar otras historias de personas trans, no tuvo más dudas, supo que era un varón. "En Buenos Aires conocí a mi compañera, Jem, de quien me enamoré y con la que me vine a vivir hace cuatro años a Zapala".

Recuerda que cuando llegó a la ciudad, no se hablaba de diversidad ni de educación sexual integral. "Hay una colectivo importante de diversidad sexual pero es una ciudad muy conservadora. Por suerte se creó la Dirección de Diversidad de la Municipalidad de Zapala y hemos podía instalar los temas de diversidad".

Cuando tomó la decisión de realizarse la anexohisterectomía (extracción de útero y ovarios) ya hacía cinco años que se hormonaba. "Hace dos años me hice la masculinización (de tórax) en una clínica privada porque era imposible conseguir un turno en el hospital público, por la demanda que existe para esa intervención. Mi obra social no cubría la intervención, no reconocían otras identidades por fuera del género binario".

Así fue que primero se atendió en una salita de salud donde le realizaron un examen de HPV y un papanicolau. Con esos resultados, llegó al Hospital de Zapala donde lo atendió el doctor Juan Mareco al que le planteó que era un varón trans que tomaba hormonas y que quería hacerse la cirugía. "Valeria Salazar, que trabaja en salud, me consiguió un turno en una de las salitas. Una residente fue la que me realizo los exámenes que después llevé al consultorio de Mareco. Gracias a ellas, la operación se concretó el 26 de septiembre. Fue la primera vez que en un Hospital público de la provincia se realizaba esta intervención a un varón trans. Me trataron muy bien y respetaron en todo momento la Ley de Identidad de Género".

Joaquín está feliz porque siente que, además de haber podido hacer valer su derecho y operarse, se abren muchas puertas para quienes a partir de su experiencia, decidan operarse. "Es muy importante poder abrir las puertas para que las, los y les compañeres que vienen detrás nuestro puedan acceder a las intervenciones quirúrgicas o los reemplazos hormonales si lo desean, y que sea respetada su identidad. Todavía más en el área de salud, donde tenemos lamentablemente una esperanza de vida de 35 a 45 años".

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar