Dura condena a Rusia por dopaje: fuera de los JJ.OO. y del Mundial

Deportes 09 de diciembre de 2019
Rusia no podrá albergar ni participar en Juegos Olímpicos y Paralímpicos, así como en otras competiciones deportivas importantes como el Mundial de Fútbol de Qatar de 2022.
rusia

Dura condena para los rusos. 

Tras los escándalos por los casos registrados de dopaje, este país ha sido condenado a no albergar y participar en Juegos Olímpicos y Paralímpicos, así como en otras competiciones deportivas importantes como el Mundial de Fútbol de Catar de 2022. 


La junta ejecutiva de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) ha decidido este lunes prohibir a los deportistas rusos participar en los Juegos Olímpicos y en otras competiciones importantes durante los próximos cuatro años, informa el servicio de prensa del ente. Se trata de las sanciones más duras en la historia del deporte de este país.

Las acusaciones contra Rusia


La decisión se toma después de que la WADA concluyera de que los datos entregados por Rusia para cerrar el llamado 'caso de dopaje' fueron modificados, debido a que la base de datos del Laboratorio Antidopaje de Moscú proporcionada al ente en enero de este año no coincidía en su totalidad con la copia de la base de datos que la WADA tenía ya en su poder. Esta versión anterior de la base fue sacada de Rusia en 2015 por Grigori Ródchenkov, que encabezó el laboratorio antes de emigrar a EE.UU., donde obtuvo protección de testigos y se convirtió en la persona de confianza de la WADA.

Ródchenkov, que en 2014 destruyó más de 1.400 pruebas biológicas, y que, según el comité de investigaciones de Rusia, llegó a pedir dinero a deportistas a cambio de descartar resultados positivos en las pruebas antidopaje, es acusado en Rusia de proporcionar sustancias prohibidas a los deportistas sin que lo supieran y de destruir las pruebas de sus acciones.

 

¿Modificada a distancia?

La base de datos del laboratorio de Moscú se elaboró con el uso del sistema LIMS, un sistema informático desarrollado bajo la dirección de Ródchenkov cuando todavía encabezaba el laboratorio de Moscú. El sistema no estaba certificado en Rusia, lo que explica algunos problemas en su funcionamiento. Además, al huir a EE.UU., Ródchenkov no solo se llevó consigo una copia de la base de datos, sino también toda la documentación relacionada con el sistema LIMS, por lo que los especialistas rusos —una vez se desató el escándalo de dopaje en el 2016— tuvieron que estudiarlo a ciegas.

Una investigación independiente llevada a cabo por expertos rusos alega que Rusia no realizó cambios en dicha base antes de entregársela a la WADA en enero del 2019. Por otro lado, los expertos indican que en reiteradas ocasiones los datos de la base fueron modificados desde el extranjero mediante el modo de acceso remoto y desde una dirección IP de Los Ángeles (EE.UU.), "con derechos de administrador que permiten cualquier cambio y eliminación, incluyendo la falsificación, sin dejar evidencia de ello". Se supone que estas alteraciones de los datos de la base continuaron hasta junio de 2016. 


 ¿Por qué no se analizan los datos 'raw'?

Por otra parte, se estima que el problema de las diferencias entre las dos bases y las posibles falsificaciones puede aclararse si la WADA analiza los llamados datos 'raw', que muestran la información primaria que llegaba al sistema LIMS automáticamente y quedaba en estado no procesado antes de ser introducida en la base de datos.

Los archivos 'raw' también fueron suministrados por las autoridades rusas a la WADA, junto con la base de datos del Laboratorio Antidopaje de Moscú. No obstante, la WADA todavía no ha estudiado estos datos primarios. 

Además, la WADA ha rechazado en repetidas ocasiones la propuesta de los expertos independientes rusos de llevar a cabo una investigación conjunta y abierta del llamado 'caso de dopaje', que ayudaría a establecer la verdad al respecto. 

Un nuevo castigo por el mismo supuesto delito

Los testimonios de Ródchenkov, así como un documental anterior sobre la práctica del dopaje en el deporte ruso emitido por el canal de la televisión alemana ARD (que posteriormente admitió que el documental contenía afirmaciones no contrastadas), sirvieron de base para la investigación de la WADA que culminó con una primera ronda de sanciones al deporte ruso. A los atletas rusos no se les permitió participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016 y durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang en 2018 tuvieron que competir bajo la bandera olímpica.

La Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA, por sus siglas en inglés), cuya estructura incluye el Laboratorio Antidopaje de Moscú, fue descalificada por tres años en 2015. Una vez finalizada la sanción en septiembre de 2018, la agencia rusa contra el dopaje vio restablecidos sus derechos, a condición de que entregara la base de datos del Laboratorio Antidopaje de Moscú.

Con las nuevas sanciones que la WADA impone al deporte ruso, la entidad castiga al país una segunda vez por el mismo supuesto delito, lo que supone una violación de los principios del derecho internacional.

RT

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar