Descubren una vía posible para tratar la metástasis del cáncer

Salud 16 de enero de 2020
Se trata de un hallazgo novedoso de científicos de Nueva York, teniendo en cuenta que es la responsable del 90% de las muertes por cáncer.
avances en la lucha contra el cáncer

Científicos del Instituto Sloan Kettering de Nueva York descubrieron una posible vía para tratar la metástasis, propagación del cáncer a otras regiones del cuerpo. Se trata de un hallazgo novedoso, teniendo en cuenta que esta es la responsable del 90% de las muertes por cáncer.

A partir de los datos aportados por el estudio, liderado por el oncólogo español Joan Massegué, se conoció que las metástasis no se derivan de mutaciones genéticas, como se tenía entendido hasta ahora, sino de una reprogramación de las células que les permite regenerarse.

Hasta el momento se conocía poco acerca de las causas que llevan a las células cancerosas a hacer metástasis. Según los resultados de esta investigación, las células que inician la metástasis de los tumores aprovechan las capacidades de curación de las heridas del cuerpo para propagarse.

En torno al hallazgo, la especialista en Oncología Clínica Fabiana Marmissolle detalló en TN: "El hecho de que se haya encontrado de qué manera se desarrolla la metástasis proporciona un marco novedoso para pensar en cómo tratarla. Si se logra llegar antes de que la enfermedad pueda diseminarse a cualquier lugar del cuerpo, esto posibilitaría un tratamiento más efectivo para combatir el cáncer. Los resultados de la investigación proporcionan una vía de conocimiento diferente y eso es muy esperanzador porque significa que las investigaciones en oncología siguen avanzando".

Según agrega Marmissolle, ya existían hipótesis acerca de que los cánceres podrían utilizar vías de curación de heridas para su crecimiento. En la década de 1980, el investigador Harold Dvorak denominó a los tumores "heridas que no sanan". Pero los nuevos hallazgos presentan la primera imagen detallada de cómo funciona este proceso en el nivel de células y moléculas.

Para propagarse, las células cancerosas deben separarse con éxito de sus vecinas, atravesar las capas de tejido que las separan de la circulación, nadar o arrastrarse a una nueva ubicación en el cuerpo a través de la sangre o el líquido linfático, salir de estos vasos, luego echar raíces y comenzar a crecer en la nueva ubicación.

Según Karuma Ganesh, médico-científica del Programa de Farmacología Molecular de SKI: "Una vez que las células cancerosas aprenden a sobrevivir al estrés en un ambiente extraño, es muy difícil deshacerse de ellas".

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar