Uno de los homicidas de Jimena Salas llamó por su nombre a una de sus hijas

Justicia 28 de enero de 2020
A pesar de su corta edad, las mellizas, declararon en Cámara Gesell y aportaron datos valiosos para la investigación. A tres años de su muerte todavía no hay datos certeros de lo que sucedió esa mañana en Vaqueros.
jimena 8

A tres años del femicidio de Jimena Salas, asesinada violentamente en su casa en el barrio San Nicolás de Vaqueros, no se logró identificar a los causantes a pesar de que las mellizas de la víctima presenciaron el ataque y aportaron valiosa información durante su declaración en Cámara Gesell. Uno de los datos más llamativos y a los que tuvo acceso InformateSalta, es que uno de los homicidas llamó por su nombre a la hija de Jimena cuando la encerró en el baño. 

El peritaje al celular de la víctima, el único elemento que fue sacado de la vivienda y prácticamente destruido, mostró la foto de dos hombres portando un perro Caniche Toy, el señuelo, que también fue usando con otra vecina y que motivó a la propia Jimena a consultarle a una vecina con los asesinos en la puerta de su casa. 

Durante la declaración de las niñas, ambas hablaron del perro, quedaron impactadas por el animal al que calificaron de “inquieto”, tanto ellas como su mamá gustaban mucho de los animales. Ese dato confirmó que la última persona que vieron antes de la tragedia fueron los dos hombres, parientes entre sí. 

afiche sospechoso crimen Jimena Salas

Una de las hijas de Jimena aportó mayor cantidad de datos, a pesar de su corta edad logró describir parte del ataque con frases realmente conmovedoras. Hablaron de su mamá como alguien enferma por las heridas, y señalaron a los homicidas como el “señor y el chico”. 

Ambas vieron el ataque, se sospecha que Jimena se interpuso para protegerlas, y agarró a una de ellas dejando las huellas de su sangre en su remera de "Hello Kitty". Fue allí cuando uno de los atacantes las llevó al baño, a una la llamó por su nombre y les dijo “no salgan”. 

Los criminales no llegaron ese día en busca de una incauta víctima, sino lo habría hecho ex profeso. Lo que resta determinar es si lo hicieron con la intención de robar, o bien, de asesinar a Jimena. Más allá de estas dos opciones, lo que indica este dato es que hubo una logística previa por parte de los asesinos.

Jimena Salas1

Perfiles

Respecto a los homicidas, los peritos forenses creen que uno de los dos criminales tenía una personalidad mucho más violenta, por lo que sugirieron que había que prestar mayor atención en sospechosos con antecedentes por lesiones, tanto por riñas callejeras como por violencia de género.

En este marco, lo que se sospecha es que el homicidio habría sido obra del sujeto que acompañaba al joven que ese día se presentó como “buen samaritano” del perro extraviado. Se cree que el mismo podría ser de mayor contextura, rústico y decidido a todo.

jimena salas

El que llevaba el perrito, en tanto, habría sido el que llevó a las niñas al baño, más pensante pero sin la capacidad de liderazgo suficiente como para dominar cada momento del hecho. Ambos, como se sabe, están unidos por un lazo cercano de parentesco, posibilidad que surgió al cotejar las muestras de rastros genéticos dejadas por los criminales.

Las posibilidades que se barajan genéticamente es que los mismos sean hermanos, tío y sobrino, o bien, primos entre sí. Sus rastros son motivo de constantes cotejos con otros perfiles que, por distintos delitos, se suman periódicamente al banco de datos genéticos de delincuentes de Salta, sin que hasta el momento se haya registrado ninguna coincidencia ni si quiera una aproximación, supo InformateSalta

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar