Alberto Fernández y el Papa Francisco mantuvieron un diálogo profundo y distendido sobre la Argentina

Nacional 31 de enero de 2020
El Presidente y el Papa dialogaron a solas durante 44 minutos en la Biblioteca de la Santa Sede, el doble del tiempo que el Sumo Pontífice le había dedicado a Mauricio Macri.
alberto fernandez y el papa francisco

“Santo Padre, qué gusto verlo”. “Bienvenido”. Alberto Fernández se reunió a solas con el papa Francisco en el Vaticano. El encuentro duró 44 minutos. El Presidente había adelantado que la despenalización del aborto no sería un tema central, opinó que el Papa está más allá de la puja política entre peronistas y antiperonistas, y apagó un insignificante chisporroteo diplomático enviando a la Nunciatura Apostólica la nominación de María Fernanda Silva como embajadora argentina ante la Santa Sede, publicó Infobae.

El tono del primer intercambio entre ambos dio la pauta de que se trataría un encuentro distendido. Tras saludarse, Fernández le indicó a Francisco: “Pase usted”. “No, primero el monaguillo...”, respondió Francisco. Ambos rieron e ingresaron a la Biblioteca de la Santa Sede.

Cuando concluyó la bilateral privada, se abrieron las puertas de la Biblioteca y pasó la delegación oficial. Alberto Fernández junto a Fabiola Yáñez, Losardo, Solá, Olivieri, Béliz, Chávez y Biondi se sacaron las fotos de rigor junto al Sumo Pontífice y entregaron los regalos de la Argentina que se eligieron bajo las sugerencias de la Secretaría de Culto.

Hay un coffee table book con las fotos de los bares históricos de Buenos Aires -Tortoni y 36 billares, por citar dos casos-, una obra en telar realizada por trabajadores con discapacidad de la Asociación Civil Granja Andar, y una figura hecha a mano del Negro Manuel, un esclavo que fue el primer custodio de Nuestra Señora de Luján.

Tras recibir los regalos de la Argentina, Francisco entregó al Presidente un ejemplar de la encíclica Laudato si -su obra teológica que cuestiona al capitalismo salvaje y las asimetrías sociales en clave de Cambio Climático-, y repartió estampitas y crucifijos. Un clásico en las audiencias papales.

Alberto Fernández llegó a la Biblioteca Vaticana con un espíritu reivindicativo de Francisco. Así se lo dijo a Infobae durante la entrevista exclusiva que concedió antes de aterrizar en Roma. “El Papa no es de nadie. El Papa ni es de los peronistas ni de los no peronistas. El Papa es una figura moral, enorme en el mundo, y los argentinos tenemos que acostumbrarnos a terminar con esta discusión de apropiarnos del Papa”, opinó ante este enviado especial.

Hace casi cuatro años, Mauricio Macri llegó a Roma para reunirse con Francisco. Nunca hubo buena relación entre ambos, y la comitiva oficial estaba integrada por Marcos Peña, Juan Manuel Urtubey, Alfredo Cornejo y Rosana Bertone, entre otros. El Papa tenía asuntos pendientes con el ex presidente, el ex jefe de gabinete y los ex gobernadores de Salta, Mendoza y Tierra del Fuego, y sólo aguardaba su oportunidad para hacer la faena sin ir a misa.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar