Condenan a cuatro jóvenes por tráfico de marihuana en Salta

Justicia 20 de febrero de 2020
Se trata de cuatro jóvenes que en marzo del año pasado viajaban a bordo de un colectivo procedente de Tartagal hacia Salta. Gendarmes en un control de rutina lograron detectar gran cantidad de droga y se dispuso la detención de las personas.
condenado

El caso fue recreado hace unos días en el Tribunal Oral Federal 1, el que llevó adelante el juicio en contra de los cuatro jóvenes, María del Milagro Mussas, Paulina Ferreyra, Matías Agustín Servin Roldán y Brian Joel Irusta quienes terminaron con condenas de 5, 4, 3 y 2 años de prisión, tanto efectiva como condicional.

La detención de los acusados se registró el 21 de marzo del año pasado, cuando el colectivo en el que viajaban fue detenido en el cruce de las rutas 34 y 81, a la altura del paraje Senda Hachada, por personal de Gendarmería Nacional a fin de realizar un control de rutina. El mismo debía llegar a nuestra ciudad. 


En la bodega del ómnibus los gendarmes encontraron una valija azul, de grandes dimensiones y con un peso excesivo, por lo que surgieron sospechas respecto a su contenido.


Al controlar al pasaje, Irusta adujo que había perdido su DNI, por lo que los uniformados lo hicieron descender para una requisa corporal, circunstancia en que se descubrió que llevaba adosado en el abdomen dos paquetes, los que contenían marihuana.

El acusado llevaba en su mochila una bolsa de café, la que estaba abierta. Es que los granos son utilizados para disimular el olor de la marihuana. También se procedió a la apertura de la valija, en la que se hallaron otros tres paquetes con droga, los que, casualmente, estaban cubiertos con granos de café.

Los gendarmes buscaron al pasajero que tenía el boleto correlativo al de Irusta, siendo el mismo Servin Roldán, quien llevaba otro envoltorio con marihuana oculto en sus partes íntimas, como así también una suma de 3.530 pesos. El acusado también reconoció espontáneamente que conocía a Irusta y que la droga que llevaba el mismo le pertenecía.

En el segundo piso del micro, los gendarmes encontraron un bolso debajo de la butaca 1, la que era ocupada por Mussas mientras que Ferreyra viajaba en el asiento siguiente, el 2. Ambas pasajeras desconocieron en ese momento la titularidad del bolso.

Mussas reconoció ser consumidora de marihuana, pero aclaró que no se dedicaba a la venta de dicha sustancia. Al proceder a la requisa del bolso, se encontraron seis paquetes de droga, también cubiertos con granos de café.

El tribunal fue presidido por la jueza Marta Snopek junto a los vocales, Marcelo Juárez Almaraz y Federico Díaz. En tanto la acusación penal fue dirigida por la auxiliar fiscal, Josefina Martínez Vázquez, quien durante el debate presentó las pruebas del caso, mientras que al momento de los alegatos ratificó la responsabilidad de los acusados en el hecho por el que se encontraban requeridos a juicio.

Transcurrida la etapa testimonial, en la cual los testigos ratificaron los detalles en torno al procedimiento de la detención de los acusados, tres de ellos prestaron declaración indagatoria, oportunidad en las que reconocieron prácticamente la acusación por el transporte de la droga, aunque trataron de justificarse en su adicción al consumo de dicha sustancia.

Alegato de la Auxiliar Fiscal

Martínez Vázquez, en su alegato, señaló que con motivo del procedimiento se secuestró alrededor de 8 kilos de marihuana y responsabilizó a los cuatro acusados como autores de un plan delictivo que tenía como objetivo no solo la compra de esa sustancia en Tartagal, sino el traslado a Salta.

Sostuvo que el hecho cometido por los imputados, se encuentra configurado en el delito de transporte de estupefacientes agravado, pues cada uno de ellos desarrolló un rol, hubo una distribución de la droga y que el accionar de los mismos apuntó a sortear los controles de las fuerzas de seguridad.

El tribunal de juicio, en tanto, reconoció los argumentos y pruebas expuestas por la fiscalía, no obstante, entendió que el agravante por el número de participantes no correspondía, por lo que en su veredicto condenó a Mussas a la pena de 5 años de prisión efectiva por transporte simple, en calidad de autora, al igual que Irusta, al que condenaron a la pena de 4 años. Respecto a Ferreyra,  fue de 2 años de prisión condicional, mientras que para Servin Roldán, se dispuso aplicar una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional, por la figura solicitada por la fiscalía.

jueza....

 

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar