Los 5 desafíos de criar a un niño que ha experimentado un trauma

Salud 17 de marzo de 2020
Un niño que haya padecido un trauma, requiere de toda la ayuda posible de parte de los padres y sus demás familiares, a modo de que este pueda sentirse totalmente seguro y querido en el entorno en el que convive.
traumas nenes

Y muchas veces ocurre, que los padres no captan o entienden las señales post traumáticas que presenta un niño, ya que suelen confundirlas como resentimiento o frustración. 

Por esta razón es importante que los padres sepan y entiendan los desafíos que deben enfrentar al criar a un pequeño que haya padecido de un trauma, y ese es el enfoque que tiene el presente artículo. 

Entender que es un trauma

Primero que nada es importante comprender que es y lo que significa un trauma. Un trauma es la respuesta emocional que se deriva como resultado de un acontecimiento estresante el cual causa que se rompa el sentido de seguridad en el niño, y esto se debe a que ha afrontado una situación de amenaza o daño que pueden ser tanto físico como emocional. Un posible evento traumático puede presentarse debido a alguna de las siguientes circunstancias:

  • Algún tipo de agresión o abuso físico, emocional o sexual.
  • Estados de pobreza, como por ejemplo no tener para comer o dónde vivir.
  • Presenciar o vivir algún accidente o desastre de la naturaleza.
  • Padres con adicciones o enfermedades mentales.
  • Ser víctima de bullying.

Muy a menudo los niños no dicen que sufren de acoso escolar. Sin embargo, con aplicaciones para espiar móviles es posible descubrir que su hijo podría ser la víctima. Estas y otras circunstancias similares pueden causar que el niño a menudo presentes complejos y dificultades para expresar y controlar sus emociones. Así como también exhibir comportamientos agresivos o de miedo de forma recurrente.

Estar al tanto de cómo reacciona el cerebro

Prácticamente todo lo acaecido durante un trauma suele alojarse en el cerebro, y es que este órgano se encarga de no olvidar lo sucedido durante ese momento. Por desagracia, estos eventos traumáticos el cerebro los suele recordar de una manera especial. Sensaciones como un olor o un sonido puede llegar a desencadenar una gran cantidad de sentimientos encontrados que pueden hacer que un niño, reviva el evento como si le volviera a estar sucediendo. 

Estas sensaciones llamadas “desencadenantes” también se pueden presentar ante gritos o lugares, lo que puede originar conductas a menudo inesperadas y dramáticas. Y ante estas situaciones puede que la crianza habitual no funcione, por esto los padres deben entender en primer lugar que el niño percibe su entorno de un modo muy distinto al de ellos.

Aprender a lidiar con los síntomas del trastorno

Los niños con algún trauma generalmente presentan cuadros de estrés, depresión y ansiedad que hacen que padezcan de los siguientes sucesos:

  • Pesadillas o trastornos del sueño.
  • Angustias o miedos al recordar el suceso.
  • Pueden recrear el evento por medio de un juego o dibujo.
  • Sobresaltos o nerviosismo.

Estos y otros síntomas suelen persistir durante varios años, en otras situaciones se puede aliviar y volver aparecer durante algunas situaciones durante el desarrollo del pequeño, lo importante es prestarle la atención necesaria y buscar ayuda de personas especializadas.

Fortalecer la confianza luego de lo sucedido

El brindar apoyo y ser amoroso con el niño es un paso fundamental para lograr superar un trauma. En ocasiones puede que el pequeño se resista y sea esquivo a recibir afecto, pero hay que tener en cuenta que todo eso forma parte del proceso de recuperación.

En muchas ocasiones los niños con traumas suelen alejarse de las personas y actuar tímidos o incómodos, también puede que por el contrario sean amigables con todo los que conozcan. Recordar que ellos son los únicos que pueden decidir en quienes confían y en quienes no.

Conocer cómo tratar las secuelas de un trauma

Uno de los mayores desafíos que afrontan los padres es cómo aprender a sobrellevar la crianza de un niño traumatizado. Lo más importante que se debe tener en cuenta es que estos casos ameritan de un periodo de adaptación que puede ser relativamente lento. A continuación mostraremos algunas cosas que pueden ayudar a mejorar los síntomas de un trauma.

Tratar de mantener la vida y los horarios del pequeño tal y cual como estaban antes del suceso. Lo que significa que no lo debe dejar faltar mucho a clases ni que deje de realizar sus actividades cotidianas sin importar que tan difícil les pueda parecer esto.

Consulte toda la información posible en libros, internet y busque ayuda de especialistas.

Fomente y a misma vez fortalezca la confianza con el niño.

Hágale saber que lo sucedido no fue culpa de él.

Manténgase en contacto con todas las personas que comparten tiempo con el niños, como profesores, cuidadores u otra persona que se involucre en su vida.

Conclusión: El pequeño necesita amor y comprensión, al recibir eso, poco a poco entenderá que puede confiar en sus seres cercanos y que siempre estarán ahí para ayudarle, y que todo lo malo que haya pasado con el pasar del tiempo sanará.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar