Un micro que volvía de Brasil intentó cambiar el cartel para evitar la cuarentena

Nacional 22 de marzo de 2020
El hecho sucedió el viernes por la noche en la terminal de ómnibus de Rosario. El vehículo presentaba un cartel con la inscripción “Mar del Plata”, cuando en realidad procedía de Camboriú. Cuatro personas fueron detenidas
Sin título

La términal de ómnibus Mariano Moreno de la ciudad de Rosario se convirtió en la noche del viernes en el escenario de un hecho tan insólito como indignante: un micro procedente de Camboriú, Brasil, cambió su cartel de origen para que sus tripulantes y pasajeros pudieran evitar la cuarentena obligatoria, informó Infobae.

El suceso ocurrió a últimas horas de la noche del viernes en la terminal de micros principal de la ciudad santafesina. Mientras la estación se encontraba completamente vacía, arribó un ómnibus de la empresa Calchaquí.

Ante la sorpresa de los viajeros, en la terminal justo se encontraba un periodista del canal Telefe cubriendo “la soledad” de la terminal, en medio de la cuarentena obligatoria ordenada por el gobierno Nacional.

La cámara del canal registró cómo la mayoría de los pasajeros descendía del micro con barbijos y en el cartel de origen del micro rezaba la inscripción “Mar del Plata”. El periodista preguntó a los viajeros sobre el origen de su viaje pero casi nadie respondía. Incluso, dos mujeres que intentaban salir rápido de la terminal, afirmaron que procedían de Arequito.

Justo en el final del informe, apareció un empleado de control de la propia terminal que le afirmó al periodista: “Acabo de confirmar que viene de Camboriú”, sentenció el empleado.

De manera inmediata, se ordenó a los pasajeros que vuelvan a subir al micro, se notificó sobre las pasajeras que ya habían abandonado la terminal y las autoridades se pusieron en contacto con las fuerzas de seguridad santafesinas y con responsables de salud provinciales.

"La empresa había cambiado el cartel de origen de su viaje para encubrir que provenía de Camboriú", informó el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, en un comunicado emitido el sábado por la tarde.

De tal manera, efectivos de las fuerzas de seguridad procedieron a la detención de dos choferes de micro, dos coordinadores y las dos pasajeras que habían intentado fugarse, ambas oriundas de Casilda, por la violación de los delitos previstos en los artículos 202, 205 y 239 y transgredir las medidas adoptadas a nivel nacional para intentar frenar el avance de la pandemia de coronavirus.

Las detenciones fueron ordenadas por el fiscal Gustavo Ponce Asahad, quien también solicitó la lista completa de pasajeros para controlar el proceso de cuarentena obligatorio de todos los integrantes del viaje en las próximas dos semanas.

La Justicia santafesina también confirmó que, antes de llegar a la terminal de Rosario, el micro había despachado pasajeros en escalas previas en las ciudades de Paraná (Entre Ríos) y Santa Fe capital. Aquellos viajeros que descendieron en esas regiones también fueron identificados y puestos en cuarentena. Aún se investiga si esos casos también son meritorios de una imputación judicial.

De acuerdo a las primeras informaciones surgidas en los medios rosarinos, ninguno de los pasajeros ni los integrantes de la empresa de transporte presentaron síntomas relacionados al contagio del virus Covid-19.

A lo largo de todo el fin de semana se vieron numerosas escenas en diferentes partes del país donde las fuerzas de seguridad detuvieron a personas que transgredieron el aislamiento social obligatorio. Desde el joven que llegó a Buenos Aires con síntomas gripales a bordo de una de las embarcaciones de Buquebús después de haber mentido sobre el origen de su viaje y dejado en cuarentena a 400 personas, hasta los innumerables controles que se realizaron en las rutas y la vía pública.

De acuerdo al último relevamiento de las fuerzas federales, más de 700 personas fueron detenidas y otras 500 fueron aprehendidas en el marco de los operativos de control realizados en el segundo día de cuarentena obligatoria.

Según informó oficialmente el Ministerio de Seguridad, la Policía Federal Argentina detuvo a 48 personas, la Gendarmería Nacional, a 645; la Policía de Seguridad Aeroportuaria a 29; y la Prefectura Naval a seis.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar