La Monumental, uno de los restaurantes más antiguos de Salta, en estado "casi terminal"

Sociedad 11 de mayo de 2020
Desde la empresa, de la que dependen más de cincuenta familias, relataron el momento crítico que atraviesan a casi dos meses del inicio de la cuarentena. Únicamente mantienen activo el servicio de delivery. “Los créditos no llegan y las deudas acechan”, señalaron.
la monumental

A casi dos meses del inicio de la cuarentena obligatoria dictada por Nación a los fines de evitar el crecimiento de la curva de contagios por coronavirus, desde “La Monumental”, uno de los restaurantes más antiguos de Salta, relataron la difícil situación que atraviesa el sector gastronómico, al que describieron como “crítico y casi terminal”.

Según detallaron a través de un comunicado, más de cincuenta familias dependen esencialmente del funcionamiento diario de La Monumental, razón por la cual se vieron obligados a reinventarse, y apostar por el servicio de delivery bajo una suerte de cooperativa social y económica entre trabajadores y empleadores, que al final del día distribuye los ingresos completos en partes iguales.

Para competir en el mercado, implementaron un menú a un valor accesible a pesar de los aumentos de las mercaderías y los insumos con los que trabajan a diario. Sin embargo, con el paso de los días, la situación empeoró, ya que los créditos nunca llegaron y debieron hacer frente al pago de alquileres, servicios e impuestos. “Cada día es un paso más hacia un gris horizonte que no nos atrevemos a nombrar ni mirar”.

Si bien intentan ser optimistas ante los esfuerzos del Gobierno, las expectativas a corto y mediano plazo no son alentadoras. “Ojalá el paso de esta maldita plaga sólo sea una pesadilla, ojalá nuestros colegas gastronómicos junto a sus trabajadores puedan sortear este difícil escollo sin perder ninguna fuente laboral. Ojalá los restaurantes y bares nuevamente abran sus puertas”, dijeron.

Para finalizar, indicaron que la única manera de afrontar esta intricada realidad es estar unidos, trabajadores, clientes, colegas y amigos, siendo solidarios y generando empatía con la situación de cada uno. “El presente es oscuro y cruel. El horizonte sombrío. La lucha despiadada. La esperanza inexpugnable y persistente... Ojalá gane la esperanza”, concluyeron.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar