Caso de COVID-19 Rosario de Lerma: “Hay testigos que la vieron recibir gente y deambulando”

Interior 15 de mayo de 2020
Así lo manifestó Mariela Medrano, presidenta de la asociación del barrio donde la joven de 29 años, 5º caso positivo en Salta, estaba en cuarentena. “Salió de la casa, fue al almacén, los vecinos están inquietos y es nuestro derecho pedir testeos”, dijo.
5º caso

El 5º caso positivo de COVID – 19, localizado en Rosario de Lerma, sigue generando preocupación e incertidumbre por parte de vecinos de esa localidad. Si bien la joven de 29 años aseguró haber cumplido a rajatabla el aislamiento, habría testigos que demostrarían lo contrario y que las vieron a ella y a su prima recibir visitas y deambular por negocios.

En diálogo con InformateSalta, la presidenta de la Asociación del barrio donde la mujer estaba en cuarentena, Mariela Medrano, contó que ayer la madre de una niña que presentaba dolor en las fosas nasales y dolor de cabeza, debió llevarla a la salita para que sea atendida, ya que el padre había tenido contacto directo con la paciente contagiada.

“Estamos muy mal, viviendo en una incertidumbre terrible. Es cierto que rompió el aislamiento, esto no es tan solo es un dicho, sino que es avalado con los testigos oculares directos, que son los vecinos alrededor de donde ellas estaban alojadas. Hay una totalidad irresponsabilidad por parte del municipio como también de las autoridades sanitarias como de la autoridad policial, absolutamente nadie vino a hablar con nosotros”, expresó.  

En este sentido, confirmando lo manifestado durante la tarde de hoy por el senador Sergio “Topo” Ramos, Mariela manifestó que solicitaron ser testeados. “Creo que por derecho podríamos llegar a pedirlo porque las señoritas que estaban alojadas en la casilla que era para el aislamiento de ellas, han salido de la casa y han ido a comprar a los almacenes aledaños donde mucha gente del barrio va a comprar, donde han mandado a sus hijos a comprar. Entonces ante este miedo y como ellas no viven en el barrio, ellas no son habitantes del barrio, la gente no las conoce y mucha gente ni siquiera sabía que ellas estaban ahí haciendo un aislamiento”.

Sobre el barrio, detalló que es humilde y que las pocas casas que pueden observarse en mejores condiciones son de personas que pudieron acceder a créditos Procrear o de trabajadores golondrinas, fruto de su propio esfuerzo.

“A veces en cada lote, que es muy mínima la relación del metro –perímetro, es cierto que viven dos o tres familias y en hacinamiento. Hay casas que no tienen una construcción adecuada, pero la necesidad habitacional que existe, hace de que tienen que estar viviendo así”, indicó.

Finalmente, aseveró que son alrededor de 20 los repatriados que llegaron de otras provincias, algunos de ellos ya cumplieron la cuarentena, otros están a punto de finalizarla y algunos a punto de empezarla.

 

 

Te puede interesar