Orgullo salteño en altamar: “Nunca pensé que esta vocación me llevaría a conocer tantos lugares”

Sociedad 21 de junio de 2020
El Cabo Principal Apoyo General Cocinero de la Armada Argentina Rogelio Ricardo Naranjo forma parte de la primera dotación del patrullero oceánico ARA “Bouchard”, con apostadero en la Base Naval Mar del Plata, siendo el responsable de la cocina y maestre de víveres.
Rogelio Ricardo Naranjo
Rogelio Ricardo Naranjo

El 3 de junio de 1986 en la ciudad de General Güemes, Salta, nacía Rogelio Naranjo, hijo de Marcelo y Rosa. Creció en un ambiente lleno de afecto junto a sus hermanos: Elena, Marcela, José, Roxana y Cecilia. El marino admite ser muy familiero, es por eso que en cada licencia regresa a su ciudad natal a visitarlos. Durante su carrera viajó en la fragata ARA “Libertad”, el transporte ARA “Cabo de Hornos” y el oceanográfico ARA “Austral”, donde capitalizó infinidad de experiencias, hasta su arribo al patrullero.

“Mis principales pilares fueron mis abuelos, Lucio y Ferina, ellos me criaron prácticamente desde que nací y estoy muy agradecido por la educación que me dieron, porque siempre me inculcaron buenos valores y costumbres”, introdujo el ahora Cabo Principal Apoyo General Cocinero de la Armada Argentina.

19-06-20_MarAdentro_4

“Toda mi familia siempre me apoyó en todas las decisiones que fui tomando a lo largo de mi vida para que yo pueda crecer como persona; ellos están muy orgullosos de que forme parte de la Armada Argentina. En una vocación como esta, es importante que la familia esté presente, a pesar de la distancia física”, reforzó el marino.

General Güemes está ubicada a unos 50 kilómetros al norte de la capital salteña, allí Rogelio pasó su infancia y adolescencia, realizó sus estudios primarios y secundarios en la Escuela “Hilario Ascasubi” y en la Técnica “Juana Azurduy”. También tuvo un breve paso por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Salta.

Antes de ingresar a la Armada Argentina trabajó en gastronomía, donde descubrió su pasión por cocinar. Motivado por un amigo, se inscribió en la Delegación Naval de Salta para ser parte de la Institución. “Recuerdo que los exámenes de ingreso no me resultaron difíciles porque ya venía con conocimientos sólidos de la facultad, así que rendí y me fue muy bien”, recuerda Rogelio.

Rogelio Ricardo Naranjo (3)

Como mérito de egreso en la Escuela de Suboficiales de la Armada, por ser el primero en su especialidad Apoyo General, fue seleccionado para formar parte de la dotación del buque escuela fragata ARA “Libertad” y hacer el viaje alrededor del mundo siendo un joven y flamante Cabo Segundo Cocinero.

“Realicé dos viajes, en el 2009 y en el 2010. En el primero, el itinerario incluyó ciudades de España, Irlanda, Holanda, Estados Unidos, Uruguay, Brasil y República Dominicana. En el 2010, el Viaje de Instrucción Naval fue en el marco del ‘Velas Latinoamérica’”, comentó, donde también conoció muchos puertos extranjeros.

“Personalmente, en ese tipo de navegaciones conocí infinidad de lugares, culturas, sociedades, costumbres y, por sobre todas las cosas, nuevos sabores, recetas y comidas que fui aprendiendo y aplicando al trabajo diario”, contó Rogelio Naranjo.

Rogelio Ricardo Naranjo (2)

Luego de su experiencia en el exterior y largas navegaciones, fue destinado al transporte ARA “Cabo de Hornos” con apostadero natural en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Del 2011 al 2014 también navegó mucho, en esta oportunidad a lo largo del Mar Argentino, recalando en distintos puertos del sur, como Puerto Madryn y Ushuaia.

“Durante mi paso por Buenos Aires realicé la carrera de Profesional Gastronómico en el IAG, el Instituto Argentino de Gastronomía. Allí aprendí muchas cosas que las aplico en el trabajo, un conocimiento que a la vez transmito a mis compañeros en la cocina”, explicó el Cabo Principal.

Cabe destacar que en el 2013 participó en comisión de la Campaña Antártica de Verano integrando el Grupo de Reparaciones de la Base Antártica Petrel, permaneciendo en esas frías latitudes durante 3 meses y desempeñándose como cocinero de la dotación.

Su siguiente destino fue el buque oceanográfico ARA “Austral” perteneciente a la División Buques Hidrográficos con asiento en la Base Naval Mar del Plata, integrando también la primera dotación del buque que había pertenecido a Alemania.

Un nuevo destino, la misma vocación y pasión por la cocina

Luego de varios años a bordo de diferentes unidades de superficie de la Flota de Mar argentina, le tocó un destino en tierra firme, en la Escuela Nacional de Pesca en Mar del Plata. Pero allí estuvo sólo 4 meses y el mar volvió a llamarlo a prestar servicio: hacia fines del 2019 fue designado como cocinero del patrullero oceánico ARA “Bouchard”.

Este nuevo destino naval lo llevó a él y unos 35 marinos de la Armada Argentina a viajar a Toulón, Francia, para capacitarse y conformar así la dotación de la más reciente adquisición de la Fuerza.

“La experiencia en Francia fue muy interesante, y a la vez recibimos un trato muy bueno por parte de ‘Naval Group’ que fue la empresa que reacondicionó este buque francés. Con ellos interactué para el armado de la cocina y nos asesoraron en todas las cuestiones técnicas. Este viaje también, nos dio la posibilidad de recorrer otras ciudad como Mónaco y París”, hizo un balance general de la comisión.

Hoy el Cabo Principal Naranjo es encargado de la cocina y maestre de víveres del “Bouchard”, quien junto al Cabo Primero Ariel Gutiérrez y el Cabo Segundo Juan Muñoz preparan diariamente los menús para la dotación. Por lo general, el trabajo del cocinero en todos los destinos de la Armada, empieza muy temprano, alrededor de las 8 ya se comienza a elaborar el almuerzo y se retoma el trabajo a las 17, para preparar la cena.

“Para un cocinero naval, el día se pasa muy rápido. En la cocina es fundamental que haya un buen clima de trabajo y confianza, ya que eso se trasmite en el producción final del plato de comida”, destacó el marino salteño la importancia del trabajo en equipo y la camaradería.

Al mando del Capitán de Fragata Daniel Eduardo Giudici, el “Bouchard” depende de la División de Patrullado Marítimo y tiene su apostadero habitual en la Base Naval Mar del Plata. El patrullado tiene la misión de efectuar control de tráfico marítimo en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de jurisdicción argentina sobre la milla 200, que se caracteriza por una numerosa presencia de buques dedicados a la pesca.

Una de las últimas e importantes acciones del patrullero argentino, el 4 de mayo pasado, fue la captura de un buque de bandera china, el “HONG PU 16”, que se encontraba a la altura de Puerto Madryn en la ZEE, sin permiso de pesca e infringiendo las normativas vigentes.

Para finalizar, el Cabo Principal Rogelio Naranjo agradeció: “La Armada Argentina me dio grandes oportunidades como conté y recuerdos imborrables como fueron pasar Año Nuevo en el continente blanco y en París. Nunca pensé que esta vocación me llevaría a conocer tantos lugares”.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar