Soberanía alimentaria, un desafío impostergable que asume Rosario de la Frontera

Interior 21 de julio de 2020
El municipio sostiene que una política social alimentaria integral implicaría producir alimentos de manera sustentable, distribuirlos equitativamente y consumirlos saludablemente.
rosario de la f2

La alimentación y los problemas vinculados con la inequidad en la distribución de los alimentos en cantidad y calidad suficientes estuvieron presentes en la agenda política desde la crisis de 2001. 

La asistencia alimentaria, y en general toda política social alimentaria, ha tenido como modelo la desnutrición evidente, la que se ve por la masa corporal reducida para la edad a partir de la entrega de daciones. El foco estuvo puesto más en la cantidad que en la calidad; más en la asistencia que en la redistribución. 


“El criterio para esa distinción estuvo dado no solamente por el contexto social y económico, sino también por el contexto político-ideológico”, manifestó el secretario de Acción Social, José Matías Calderón. 


En tal sentido opinó que se han reconstruido tres cuestiones asociadas con el tema: el problema vinculado con la alimentación no está exclusivamente en la producción, sino en la distribución inequitativa; que el problema se construyó en un primer momento definiendo a la alimentación como una necesidad biológica y en un segundo momento definiendo a la alimentación como un derecho que debe garantizar el Estado. “Este derecho implica acceder a alimentos en cantidad y calidad suficientes, respetando las tradiciones culturales”, expresó Calderón.

Beneficiarios

No se puede dejar de reconocer que tradicionalmente las políticas sociales alimentarias que han definido por el tipo de necesidad a paliar más que por el tipo de derecho que intentan garantizar, no especificando los derechos y obligaciones de los eventuales destinatarios en el que la prestación se convierte en un acto solidario con una población carenciada. 


"Los beneficiarios se convierten en receptores pasivos de esas políticas que tienen la particularidad de no otorgarles un derecho que pueden exigir"


El reconocimiento discursivo del derecho a la alimentación en la Ley Nº 25.724 y los nuevos discursos en relación con las políticas sociales alimentarias constituyen hechos simbólicos significativos pero que abren interrogantes sobre la implementación”.

Programas sociales residuales

La incorporación del lenguaje de los derechos en los programas sociales residuales surgió en paralelo al creciente reconocimiento de los derechos humanos en la normativa y jurisprudencia argentina e internacional como así también por el lugar de los derechos en el imaginario social. “Aun con los nuevos lineamientos, el núcleo de la política social alimentaria sigue siendo la asistencia con criterio focalizador donde la entrega directa, el comedor y la huerta continúan siendo las prestaciones principales”.

rosario de la f
Alternativas

En esas formas de concebir la alimentación y la problemática alimentaria; en el rol del Estado y en los enfoques político-ideológicos que sustentan las políticas sociales alimentarias están implicados dilemas que expresan las contradicciones y la complejidad de la alimentación contemporánea.

Con ese criterio, el secretario de Acción Social, considera necesario tener presentes esos dilemas, puesto que “permite comprender las consecuencias de la alimentación como producto de determinados modos sociohistóricos de producir, distribuir, acceder y consumir los alimentos”.
 
Considera además que los cambios producidos en el modelo socioeconómico, la organización productiva y la relación asimétrica entre disponibilidad y acceso; la desigualdad en la distribución del ingreso y la exclusión social; las estrategias de los hogares en este contexto; la inversión de los patrones nutricionales, “se erigen en nuevas cuestiones para repensar no solamente los enfoques desde los que se piensa la política social alimentaria, sino también su diseño y su implementación”, explicó.

Para ello se requiere considerar a la alimentación en todos y cada uno de sus componentes de manera interrelacionada: no solamente en sus aspectos biológicos, sino también ecológico-demográficos; tecnológico-económicos y sociopolíticos y culturales.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar