Deuda: Martín Guzmán advirtió que la negociación con el FMI será compleja y podría cerrarse en 2021

Economía 09 de agosto de 2020
Aclaró que no aceptarán condiciones que "dañen a la Argentina". Además, habló de la inflación, los controles cambiarios y la agenda pospandemia.
Martín Guzmán

Después del acuerdo con los principales acreedores por la deuda externa emitida bajo ley extranjera, el Gobierno deberá atender otro frente: el diálogo con el FMI para reestructurar la devolución de U$S45.000 millones que el organismo desembolsó durante la gestión de Mauricio Macri. El ministro de Economía Martín Guzmán advirtió que "las negociaciones van a ser complejas", informó TN.com.ar

El funcionario explicó que las discusiones con el organismo "llevarán su tiempo" y que tardarán meses, por lo que podrían terminar el año que viene. Dijo que será "distinto a negociar con los acreedores privados o Wall Street" y que "no se van a hacer las cosas a puertas cerradas y en pocos días. Aclaró que no aceptarán condiciones "que dañen a la Argentina".

Planteó que se tomarán "el tiempo necesario para trabajar bien" en este proceso y que el FMI hará sus pedidos en la negociación para reestructurar la deuda con el organismo. Aclaró que el debate no comenzó y que apuntan a un programa "que respete lo que es sano para el país".

El futuro de los controles cambiarios

Guzmán dijo que los "ocupa" la brecha de los diferentes tipos de dólares y que el cepo cambiario tardará en flexibilizarse. Explicó que medidas como "la reestructuración de la deuda de forma integral y la profundización del mercado de deuda pública en pesos apuntan a estabilizar los dólares alternativos".

En relación a los controles indicó que buscan "transitar a regulaciones de la cuenta de capital más razonables, pero que no sean las del gobierno anterior que fueron pura liberalización para el fomento del ingreso de capitales especulativos". Agregó que llevará tiempo flexibilizar los controles, lo que se producirá cuando aumenten las reservas.

En cuanto a la inflación descartó la posibilidad de que haya un salto en el índice, que en junio fue del 2,2% y en el año 42,8% según el INDEC. Dijo que ese mes la inflación fue en línea con lo que esperaban y que tienen a disposición "todos los instrumentos" que deban usar en caso de que sea necesario "si aparece una desestabilización de los precios".

Relativizó el pronóstico del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que reúne las estimaciones de inflación, tipo de cambio, actividad económica y déficit fiscal, que prevé una inflación del 39% para este año. Dijo que son respetuosos de las expectativas del mercado y que el REM "sistemáticamente ha fallado en sus pronósticos", en una entrevista a La Nación.

La agenda pospandemia

En relación a las medidas para reactivar la economía en la pospandemia el ministro de Economía dijo que "lo central es la ley de presupuesto 2021", que el principal objetivo es crear trabajo y que el Estado "va a tener un rol importante acompañando al sector privado". Entre esos ejes mencionó la obra pública, en especial la vivienda, con "impulso a la demanda en general, acompañadas de crédito a tasas sostenibles".

Advirtió que el año que viene habrá "un déficit primario importante, pero menor al de 2020" y que seguirán trabajando para reducir la inflación, lo que llevará tiempo. Adelantó que "habrá un poco de deuda pública en moneda local en un mercado que se ha reactivado" y que el objetivo es reducir la dependencia del Banco Central por parte del Tesoro.

"El acuerdo por la deuda es sostenible en el tiempo"

Destacó que el aval con los bonistas "se puede sostener en el tiempo" y que no implicó "cambiar la cantidad de dólares que hay que pagar". Dijo que el cronograma de pagos que deja a la Argentina desde 2024 con el próximo gobierno "es de un volumen muy inferior" el que recibieron de la gestión de Macri.

Consideró que la aceptación de los bonistas será "mayor que el umbral de las cláusulas colectivas". Aseguró que hicieron el "máximo esfuerzo" para reestructurar la deuda y que llegaron a un acuerdo "sostenible", con una redefinición de la fecha de pago.

Indicó que mantiene conversaciones con la vicepresidenta Cristina Kirchner y que estuvo con ella el lunes pasado, previo a alcanzar un acuerdo de los acreedores por la deuda. Dijo que tiene "buen diálogo" con la expresidenta y que lo considera "muy valioso". Consideró que Cristina tiene "una forma de ver las cosas, una inteligencia y una fuerza que le hacen bien a la Argentina y al proceso de construcción de medidas y políticas en el Frente de Todos".

Las que no te podes perder