Ser estudiante en tiempos de pandemia, el desafío de la virtualidad

Sin Vueltas 27 de septiembre de 2020
En Sin Vueltas de InformateSalta se abrió el debate sobre la educación en tiempos de pandemia. Alumnos del nivel secundario, terciario y universitario contaron sus experiencias sobre las ventajas y limitaciones de la virtualidad.
Educación y pandemia

Sin caravanas de estudiantes por las calles, sin cánticos alusivos, casi de manera inadvertida para muchos, pasó el último 21 de septiembre. Este año, el Día del Estudiante se vio completamente afectado por la pandemia al igual que la educación, que tuvo que sortear desafíos nunca antes vividos.

En el Ciclo de Charlas del programa televisivo Sin Vueltas, se debatió sobre temas cruciales como educación, plataformas, virtualidad, acceso a la conectividad y demás, desde la mirada de estudiantes de diferentes niveles.

“Las clases no son iguales a las presenciales. Los contenidos no son los mismos, a veces falta, fallan y las formas de darlos tampoco son las más convenientes”, cuenta por ejemplo Rocío, quien cursa la carrera de Locutora Nacional Integral.

Mirada similar es la que tiene Julia, otra joven salteña que estudia Geología. “Fue un desafío el tema de la virtualidad, tanto para alumnos como para profesores porque uno está acostumbrado a lo presencial”.  Particularmente, en su carrera, los estudios en campo son fundamentales para acompañar la enseñanza de los libros, por lo que en ese aspecto se sintió limitada.

Yendo hacia la mirada de un estudiante de secundario, Agustín, quien debe egresar este año, aportó: “Para los chicos del colegio, el cambio a la modalidad virtual significa una responsabilidad mayor. Al no tener a los docentes acompañándote, te exige ser más responsable. En cambio, en la modalidad presencial tenés a los profesores a tu disposición”.

Dos de los entrevistados tenían la oportunidad de cerrar un ciclo, y en el caso particular de Agustín, además de los obstáculos en el aprendizaje del contenido, se quedó sin poder disfrutar de eventos propios del último año de escolaridad, como ser el viaje de egresados, la presentación de la chomba, etc. En el caso de Rocío, deberá prolongar un tiempo más su cursado ya que hay materias que se vieron truncadas por la imposibilidad de concretar las prácticas.

Pidiéndoles una reflexión final sobre la conectividad y las limitaciones tecnológicas que quedaron evidenciadas en la pandemia, los tres estudiantes coinciden en que hay mucho por mejorar.


“No fue lo óptimo, hubo clases interrumpidas por la conectividad de los profesores y pasaba de imprevisto, de un momento a otro”, comenta Agustín.


A sus palabras se suma Julia indicando que en la universidad se instrumentaron becas de conectividad porque no todos los estudiantes tienen acceso. “Por ahí se colapsa internet, la conexión no es la óptima, no había nada preparado para esta situación y no se podía pedir mucho”, comenta en cambio Rocío.

Recordemos que este problema también fue expuesto semanas atrás en el marco del día del maestro, donde se indicó que solo el 37% de los docentes tienen una computadora que puede usar de forma exclusiva, siendo la restricción tecnológica la principal dificultad para enseñar en este contexto. Asimismo, el 56% de los encuestados remarcó las dificultades económicas de los hogares de sus estudiantes, ubicando la conectividad y el equipamiento tecnológico como las principales barreras para la continuidad pedagógica a distancia.  

Para culminar, Julia comparte un deseo, que es el de muchos: “ojalá el próximo año no siga cursando virtualmente, quisiera volver a la modalidad presencial lo más rápido que se pueda. No todos tenemos las mismas ventajas”.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar

Sorteo