Desde el consorcio del Bº Los Olmos responden al cuestionamiento de un grupo de vecinos

Sociedad 21 de octubre de 2020
Un grupo de vecinos de este barrio, ubicado camino a Cerrillos, había cuestionado a la actual administración por carecer de fundamentos legales. Desmienten irregularidades.
los olmos

En una solicitada que dimos a conocer en InformateSalta, dijeron que los actuales administradores asumieron de manera autoritaria y sin haber llamado a una asamblea para determinar la conducción del barrio.

La respuesta llegó a nuestra web, de parte del Consejo de Administración, aduciendo en primer lugar, que no existe conexión alguna del intendente del barrio, Juan Pablo Godoy, con el Ministro Juan Manuel Pulleiró. 

Por otro lado, respecto de las denuncias de vecinos, quienes señalaron que existen fricciones internas, la comisión consideró que no se registraron denuncias en administración, durante los dos años de gestión que llevan adelante, desde 2019 a la fecha.

Respecto a supuestos malos tratos, imposiciones arbitrarias, o desmanejos de algún tipo, los miembros del Consejo de Administración, conformado por 6 vecinos que trabajan ad honorem, manifestaron que en el barrio existe un Reglamento de Copropiedad aceptado por los propietarios a la hora de adquirir sus viviendas, además de Reglamentos de construcción y de convivencia y seguridad, aprobados por todos los vecinos que concurren anualmente a las asambleas ordinarias. Estos reglamentos regulan conductas y actos de los vecinos, y la administración y el consejo son los responsables que se respete estrictamente.

Explicaron que todos los miembros del consorcio fueron elegidos por voto mayoritario en la Asamblea Extraordinaria realizada en diciembre del año 2018, y que el Intendente del barrio no forma parte del Consejo de Administración, sino que sigue las directivas emanadas de las asambleas soberanas, de los reglamentos y del Consejo.

Dinero de expensas

En relación al monto recaudado de expensas, desde el consorcio de Los Olmos expresaron que “la Administración cuenta con un sistema informático contable que permite el registro de todas las operaciones realizadas, que un gran porcentaje de los pagos recibidos por el Barrio se encuentran bancarizados, al igual que el pago de sueldos y contribuciones tributarias (…)” y que se encuentra disponible la información para que cualquier propietario pueda chequear las  cifras recaudadas, los egresos y los rubros en los cuales se realizan gastos e inversiones para mejorar la calidad de vida en el barrio. La modalidad contempla la distribución de gastos en partes proporcionales a las superficies de las propiedades.

Cuentan además con los balances aprobados en asamblea hasta el año 2019 en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas y que los archivos administrativos contables se encuentran perfectamente identificados, ordenados y disponible para consultas puntuales de cualquier tipo. Asimismo, se pudo constatar que desde administración pueden acceder a los movimientos bancarios a través de sus correspondientes claves, con total celeridad, para visualizar los ingresos y egresos de fondos y su origen y destino.

Otras denuncias

Sobre las obras de colocación de redes de gas natural en las casas de Los Olmos, la modalidad consiste en la contratación individual de cada propietario con una empresa de gas de su elección. El consejo aclaró que no interviene en estas negociaciones y actualmente existen dos empresas que realizan estas obras. La empresa de Verónica Marcela Esquiú, una integrante de la actual administración, es una de éstas, que según comenta un miembro del consejo que vive en el barrio hace 15 años, “intervino en la primera etapa, haciendo posible que la red ingresara a Los Olmos.

Las inspecciones a obras en construcción, adjudicadas erróneamente al Arq. Rodrigo Montoya –otro miembro del consejo – están a cargo de un profesional ajeno al Barrio, según expresaron, “es un tercero no vinculado al consejo ni al barrio, para evitar suspicacias”.   

Por último, y respecto de la molestia de los vecinos de no poder desarrollar actividades comerciales dentro del barrio, debido a la crisis que generó la pandemia y la imposibilidad de muchos vecinos de continuar con sus trabajos, desde el Consorcio aseguraron que es una cuestión fijada por el reglamento, y que “no depende de la empatía de la Administración. Se trata de negocios clandestinos, sin ningún tipo de apego a leyes ni normas, sin controles de ningún tipo y sin habilitaciones de ley”. 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar