¿Por qué la brecha cambiaria llegó al 135%? Cuatro explicaciones

Economía 22 de octubre de 2020
En lo que va del año el dólar libre aumentó 143% y alcanzó los 183 pesos. Y el contado con liqui, también arriba, en 176.
abu

Pese al conjunto de medidas del Gobierno nacional para frenar al dólar en el último mese y medio nada parece detener el continuo ascenso del dólar blue o informal. ¿Han sido las medidas suficientes? ¿Qué está faltando? Infobae publicó un análisis con la visión de expertos sobre lo que está pasando. ¿En qué coinciden? Entre otros puntos, en que falta definir un camino hacia la reducción de los gastos para bajar así el déficit fiscal y ante la ausencia de esta alternativa, lo que sucede es que se alimentan las expectativas de más inflación y devaluación en el corto plazo. También coinciden en la necesidad de políticas de shock que se adelanten a los movimientos de los agentes financieros para así "distender esta dinámica que llevó al dólar libre a los 183 pesos".

Las cuatro explicaciones de los consultados por Infobae son las siguientes:

1. Medidas insuficientes

"Más allá de que el sentido puede ser correcto, los inversores no están tomando que estas medidas resulten suficientes. Actúan más que nada como paliativos y no una solución para restablecer las condiciones para que la confianza vuelva a escena" (Gustavo Ber, economista).

"Nadie quiere pesos, todos están obsesionados por la suba del dólar, las empresas anuncian que se retiran, y los que pueden y se animan revolotean como los teros anunciando que se van, que esto no da para más. Tampoco la Bolsa quiere pesos, los transforma en activos financieros" (Jorge Fedio, de Clave Bursátil).

Tras el súper cepo, el mercado financiero atraviesa “un clima de desconfianza extrema” (Amílcar Collante, economista del Centro de Estudios Económicos del Sur).

2. Aumenta el déficit

El déficit fiscal primario aumentó en septiembre a $167.182 millones (USD 2.020 millones al tipo de cambio mayorista).

"Los agentes económicos quieren saber cuál es el sendero fiscal. El déficit de septiembre aceleró el gasto público y amplió la brecha fiscal que se venía cerrando paulatinamente en meses anteriores, después del pico de abril. Una emisión monetaria mayor en este contexto va a desequilibrar la macroeconomía y no sabemos a dónde se va a ir la brecha ni la inflación” (Collante).

 "La única forma de evitar llegar a una crisis es resolver los problemas de fondo de la Argentina y avanzar en las reformas estructurales que hace décadas están pendientes” (Iván Cachanosky, economista en jefe de la Fundación Libertad y Progreso).

3. No ingresan dólares

En este momento las reservas internacionales del BCRA alcanzan el nivel más bajo desde enero de 2017:

"Se va a requerir una cirugía mayor, como antesala de un desdoblamiento cambiario posiblemente, como preanuncio de una devaluación, en caso de no encontrar coto y seguir el drenaje de reservas, producto de las intervenciones del Banco Central como la salida de depósitos, que van retroalimentando el círculo vicioso” (Gustavo Ber).

"El BCRA tiene muy pocas reservas liquidas, unos USD 5.000 millones, y eso no es un poder de fuego que pueda estabilizar la situación. En un clima de crisis del mercado, el Gobierno debería sobre reaccionar, pero con una suba de tasa muy gradual y con estos sucesos están corriendo a los problemas desde atrás” (Collante). 

4. Desgaste político

"Se está desgastando el equipo económico, falta una oxigenación para quienes llevan a cabo las medidas y también algo más de políticas shock, que podrían aplicarse en un contexto con salarios planchados y el aislamiento por el Covid-19.  Algo que no espere el mercado y implique un shock de expectativas, como el ingreso de dólares frescos, incentivos para más liquidaciones del campo o achicar las proyecciones de déficit fiscal, porque si no va a ser una devaluación desordenada sin un ancla"  (Collante).

“Los ruidos políticos no contribuyen en nada con respecto a un clima de mayor calma, con lo cual la dinámica sigue siendo muy negativa" por lo que recomienda “un acuerdo político que lleve mayor calma a una condición de extrema inestabilidad, así como también un acuerdo y un consenso con el FMI respecto de los mecanismos y herramientas para evitar una mayor divergencia de estos desequilibrios, y apuntar a una convergencia lo antes posible respecto de los desequilibrios fiscales y la necesidad de financiamiento monetario". (Ber).

Mirá la nota completa en Infobae

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar