Era un goleador como Carlos Tevez: el pistolero narco que está preso acusado de homicida

Deportes 03 de noviembre de 2020
Lautaro Carrachino (23), de promesa de crack en San Lorenzo a pistolero narco.
laitaro

Cuando Carlos Alberto Martínez se convertía en Carlitos Tevez para llegar a Boca desde All Boys, con apenas 13 años, allá por 1997, nacía Lautaro Iván Carrachino. Ambos compartirían desde la cuna no solo el amor por los colores azul y oro, sino también el mismo puesto en la cancha y sus humildes orígenes en zonas calientes del conurbano bonaerense, rodeados de gente esforzada, pero también de marginalidad y delincuencia.

Quien se erigiría en "el jugador del pueblo", el preferido de Diego Maradona y saldría adelante de una realidad social "very difficult" era del barrio Ejército de los Andes, popularmente conocido como Fuerte Apache, en Ciudadela, Tres de Febrero.

"Taro" nació también en un barrio con una estética muy similar, "Los monoblocks de La Tablada", conocidos popularmente así porque están a metros de la famosa rotonda de esa localidad de La Matanza, aunque geográficamente corresponden a Ciudad Evita.

En esta zona las drogas corren tan rápido como el juvenil delantero solía hacerlo en el verde césped y entusiasmaba a la familia "cuerva" con sus gritos en las divisiones inferiores de San Lorenzo, adonde se transformó en uno de los máximos goleadores históricos de la cantera azulgrana.

 


Sin embargo, el destino de Tevez sería muy distinto al de Carrachino, con un final más cercano al de Darío "Cabañas" Coronel, otro crack en potencia y amigo del "Apache", quien según cuentan en el barrio mató a un policía y se suicidó a los 17 años, al verse rodeado en una persecución.

"Taro" (23) terminó preso hace exactamente dos semanas. Lo acusan de ser el autor material de un homicidio y de integrar una banda dedicada al narcomenudeo en los monoblocks de Ciudad Evita que, a fuerza de plomo, echaba a gente de sus casas para transformarlas en búnkeres narco.

Esto sorprendió a quienes lo manejaron cuando vivió en la pensión de San Lorenzo, entre los 16 y los 18 años. "Con nosotros era un pibe diez puntos, con buen comportamiento, muy respetuoso, nunca tuvo un problema de disciplina. Fue campeón y goleador en la séptima, también le fue igual en la sexta y en la quinta, hasta que llegó a la Reserva", dice uno de los responsables de las divisiones inferiores de la institución de Boedo, que prefiere no dar su nombre porque, asegura, "esto te lo puede decir cualquiera que trabaja en el club y estuvo con él".

Según cuenta, el padre de "Taro" siempre se preocupaba por el chico. "No imaginamos nunca que podía terminar en esto. En un primer momento pintaba para crack y hasta firmó su primer contrato como jugador profesional en 2016, pero con el tiempo se fue apagando. A mediados de 2018 se fue a Almagro, a la B Nacional, pero tampoco anduvo y se retiró del fútbol. Ahí le perdimos el rastro", agrega.

En aquellos primeros tiempos de gloria y promesas, Carrachino fue compañero de otros jugadores como Marcos Senesi (hoy en Feyenoord de Holanda), Franco Moyano (Argentinos Juniors), Emanuel Maciel (Montreal Impact, de la MLS de EE.UU.) y Gabriel Rojas, que tuvieron más suerte que él.

Con 17 años, su nombre quedó impreso por primera vez en las crónicas policiales. Su papá lo sacó un par de días de la pensión luego de que lo involucraran en el homicidio de otro adolescente, Javier Núñez, en una pelea entre bandas en el barrio Villegas, cerca de los monoblocks de Ciudad Evita. Pero la causa judicial en su contra no prosperó porque el hecho había ocurrido tres años antes, el 27 de enero de 2013, cuando "Taro" todavía tenía 15 años. Entonces, el fiscal de menores Gustavo Pons lo declaró inimputable.

El fin de la carrera

El 10 de agosto de 2018, Carrachino firmó con Almagro. Su campaña se desdibujó mientras se agigantaba su fama de pistolero narco en el barrio. Fue el final de otra promesa de crack en un entorno complicado. Su amigo, Christian Daniel Cruz, alias "Chucky", de 42 años, lo empujó al delito. Juntos en el verano de este año protagonizarían un homicidio para copar domicilios y usarlos de búnkeres narco.

 


Según dijeron  fuentes judiciales, era la 1.40 de la madrugada del 27 de enero cuando ambos se presentaron armados en el departamento 18 del primer piso en el monoblock 18. Allí le robaron a la mujer que estaba en el lugar una Playstation 4, cuatro gorras de visera, una camiseta de fútbol de la selección colombiana, 500 pesos y un morral con documentación. Antes de abandonar el lugar, le advirtieron: "En cinco horas sacá todas las cosas, porque venimos y los matamos a todos".

La amenaza no se quedó en eso, porque a las 4 de la madrugada volvieron. "Chucky" y otro joven se quedaron de "campana" en la planta baja. "Taro" subió al primer piso, acompañado de un cómplice. "Esta casa es de nosotros", gritó el ex San Lorenzo. Luego disparó varias veces y un balazo impactó en la cabeza de Rubén Oscar López, quien había ido a ayudar al dueño. La víctima fue llevada por su amigo al Hospital Paroissien, adonde murió.

El fiscal de Homicidios de La Matanza Federico Medone se hizo cargo de la investigación y pidió la captura de los dos sospechosos. Un jefe policial le dijo a Clarín que "fue un trabajo de meses" lograr sus detenciones porque "todos los días" se cambiaban de vivienda. Según testigos de identidad reservada, solo aparecían por el barrio a juntar la plata de la venta de drogas a cargo de sus soldaditos.

"Chucky" cayó el 1° de agosto. Personal de la Departamental La Matanza, junto a la comisaría 3ra. de Ciudad Evita, lo atrapó en avenida Crovara y calle 900. Llevaba una pistola 9 milímetros, marca Browning, con escudo de de la Policía Federal. En el cargador había ocho proyectiles intactos. Tenía un pedido de captura del 6 de abril de 2011 a solicitud de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Morón.

"Taro" logró eludir un tiempo más a la Policía y a la Justicia. El martes 20 de octubre lo agarraron en un pasillo de Crovara y Cristianía. Quiso escapar corriendo. Las acusaciones en su contra son graves: "robo calificado por el empleo de arma de fuego, amenazas coactivas, homicidio agravado en concurso real premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego, todo ello en concurso real entre sí".

Su versión ante la Justicia


El fiscal Medone ya indagó dos veces a Carrachino, que cambió de abogado pero no de versión. "Yo no fui. Yo estaba en Mar del Plata", aseguró. Y dio nombres "incomprobables" de supuestos testigos, según las fuentes.

Para los investigadores, "en una clara división de roles, Cruz y un cómplice permanecieron en la planta baja, mientras Carrachino y otro subieron al departamento 18, adonde intimidaron" a la mujer y los dos hombres que estaban en esa casa.

A "Chucky" y "Taro" los vinculan con otro grupo narco de barrio Villegas, "La banda de Cefe Monoblock 15", que organizaba allí la venta de drogas al menudeo y está procesada en otra causa a cargo del juez federal N° 2 de Morón, Néstor Barral. Según creen, los dos detenidos reportaban a Rubén Ceferino Rodríguez (34), quien está camino al juicio oral junto a otros dos imputados.

Esta investigación empezó el 10 de julio de 2019. El jefe bajo sospecha es un personaje muy conocido en el barrio Villegas. Se llama Nicolás Guimil (27). En las villas San Petersburgo y Puerta de Hierro lo bautizaron "Chaki Chan", debido a que era tan escurridizo y ágil como el actor chino Jackie Chan. "Siempre se escapa", argumentaban.

En 2017 este apodo apareció en las crónicas policiales tras ser detenido porque se atribuía "16 boletas", una sentencia más ligada a la construcción de un mito -alimentado por la Policía Bonaerense- que a la realidad, aunque nadie dude de su peligrosidad.

En uno de los allanamientos ordenados por Barral en el monoblock 15, un agente encubierto dijo haber escuchado uno de los diálogos de los narcos: "Vení Lautaro, que vamos bien, tenemos que ir a buscar más (drogas) a lo del Mono". Ese Lautaro, según creen, era Carrachino, ese proyecto de crack cuyo destino quedó lejos de la gloria, en la cárcel. /Clarín

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar