Video: Criaron a niña desde recién nacida y una jueza ordenó que se la sacaran

Nacional 04 de diciembre de 2020
dorado
Pidieron de rodillas frente al Juzgado que se la devuelvan

Una niña de 4 años que fue "adoptada" cuando tenía 2 meses de vida, por un vecino de la ciudad y su esposa en la ciudad misionera de Eldorado, fue repentinamente sacada del seno familiar por decisión de la jueza de familia Corina Jones y entregada a una pareja de mujeres policías de la ciudad de Posadas.

La madre biológica de la pequeña es una paciente psiquiátrica, tiene esquizofrenia y vive en la calle. En ese marco, la familia Dávalos la crió desde recién nacida y nunca dejó de tener contacto con la familia de sangre, publica La Voz de Misiones

"No nos dieron ningún tipo de explicación, solamente les citaron a mi hermano y mi cuñada al juzgado para quitarles a la niña. Pedimos por favor que la devuelvan. Es injusto que luego de casi cuatro años de vivir con su familia quieran llevarle con desconocidos", refirió la tía, Andrea Dávalos

Asimismo, la tía agregó que: "Yo tengo un hijo de 4 años, con el cual Anto jugaba todo el día. Hoy se la llevaron desvanecida, la nena no paraba de llorar, le están causando un daño psicológico irreversible. Tengo entendido que se la entregaron a dos mujeres policías de Posadas que son pareja, pero no sabemos ni dónde la llevaron, estamos desesperados".

En imágenes se ve a los "padres" y otros familiares de la pequeña llorando y suplicando que no se lleven a su hija. Los gritos son desgarradores: "Acá te espero, Anto", clama la "mamá" de rodillas, "acá te espero mi amor, necesitamos justicia, Antonela vení", grita afuera del juzgado.

VIDEO MUESTRA EL PEDIDO DE RODILLAS
Desde la mañana y hasta las 20 horas, la familia Dávalos estuvo frente al Juzgado de Familia, situado en el kilómetro 9, para solicitar explicación del porqué Antonella fue "arrebatada" de su familia. 

En ese contexto, la tía explicó que el proceso legal era el normal y contaban con la guarda con fines de adopción: "Mi hermano y cuñada hicieron todos los trámites de adopción, el mismo juzgado que les dio el bebé con solo 2 meses de vida hoy se lo quitó sin explicación. Los llamaron temprano diciendo que a las 10 tenían que estar presentes. No mandaron una citación al domicilio por escrito con días de antelación, solamente llamaron y dijeron que en unas horas tenían que estar allá".

Además, la hermana del padre explicó que, desde que la nena fue adoptada, crearon un vínculo con su familia biológica para que la niña no pierda sus orígenes: "Jamás los apartamos de su vida, al revés, en cada acontecimiento de la pequeña estuvieron juntas las dos familias, vivimos cerca una de la otra, la ven con frecuencia".

La hermana de sangre de Anto y su tía, junto a su familia adoptiva, tratan de entender el fallo de la jueza y se pasaron todo el día pidiendo justicia frente al juzgado. Al respecto, Andrea dijo: "Ellos están muy contentos por el vínculo que tuvimos, su hermana, tíos y tías comparten momentos con nosotros y es injusto que después de todos estos años nos hagan esta barbaridad".

Silencio
La titular del Juzgado de Familia N° 1 de Eldorado, Corina Jones, obligó a guardar silencio a los padres de la pequeña Antonella, luego de que, por una decisión suya sin fundamentos conocidos, arrancara a la niña de 4 años de seno de la familia Dávalos, quienes cuidaron de ella desde los primeros meses de vida, mientras esperaban terminar los trámites para concretar la adopción.

La jueza es nueva en su cargo. Juró ante el Superior Tribunal el 8 de septiembre de este año. La orden de silencio impartida sobre los padres adoptantes también se extendió a la abogada que los representa, Sandra Olcece; a la familia biológica que acompaña el reclamo (una hermana y una tía) y a su abogado, Juan José Selva Andrade.

El nuevo hogar donde la jueza cree que la niña debe vivir es a 200 kilómetros, en la ciudad de Posadas, lejos de Eldorado, donde nació y vivió toda su vida.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar