Un tartagalense de 15 años, en adopción, sueña con una familia

Justicia 16 de diciembre de 2020
adopcion adolescente2

El Registro Único de Aspirantes a Guardas con Fines Adoptivos de Salta y la jueza de Primera Instancia en lo Civil de Personas y Familia 2 de Tartagal, Carmen Juliá, convocaron a familias de todo el país que se consideren en condiciones de adoptar a un joven de 15 años que reside actualmente en un Centro de Inclusión Transitoria de Tartagal

El joven es reservado, amable, respetuoso, muy tranquilo y empático, le gustan las plantas y jugar al fútbol. Valora cada cosa que se le ofrece, y no manifiesta problemas de conducta ni en la convivencia con otros adolescentes. Durante este año cursó su primer año de nivel secundario y fue promovido a segundo año para el período lectivo siguiente. Anhela para sí la oportunidad de formar parte de una familia, y así lo afirmó en sede judicial.

Quienes deseen postularse deben poseer permeabilidad a recibir asesoramiento psicosocial y contar con condiciones personales y materiales básicas suficientes que permitan atender sus necesidades.

Las familias interesadas podrán postularse descargando la ficha de convocatorias públicas desde el link, para consignar allí sus datos de contacto, y luego deberán remitirla al registro, enviando un correo electrónico a [email protected] Por consultas telefónicas la Secretaría Tutelar atenderá en el 0387 – 4258026, de lunes a viernes de 8 a 13.

 

Una joven de 17 años fue otorgada en guarda con fines de adopción

La misma jueza otorgó la guarda con fines de adopción de una joven de 17 años a un matrimonio. La resolución fue dictada luego de dos audiencias, la última de las cuales se realizó esta mañana y fue la conclusión de un proceso de vinculación previo.

En la última audiencia la pareja manifestó que la joven se integró plenamente a la familia y expresaron su voluntad de llevarla a casa. “Ella ya ocupa un lugar en nuestra casa, ella es una más, la integramos y nos comportamos con ella como somos naturalmente”.

Las dos audiencias tuvieron todos los condimentos de un proceso de adopción que incluyó la emoción de la joven que dijo que lloraba de alegría y un sí fuerte dicho cuando la jueza Juliá le preguntó si quería irse con su nueva familia. “No va a ser como antes”, dijo y seguidamente afirmó que les diría a partir de ahora “papá y mamá” a la pareja adoptante. Y dijo además que desde que conoció a la pareja comenzó a confiar en las personas adultas.

 

 

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar