Caso Palomo - Giménez Gambetta: similitudes de dos crímenes atroces

Justicia 21 de diciembre de 2020
sandra palomo
sandra palomo

Con una diferencia de 13 años, entre un crimen y otro, las muertes del contador Luis Giménez Gambetta y de la docente Sandra Palomo, a los 42 y 53 años respectivamente, sorprendieron de la peor manera a los vecinos de barrio Tres Cerritos.

Más allá de la condición de residencial de esa zona, los vecinos nunca imaginaron crímenes semejantes. Y cabe mencionar, curiosamente, algunas similitudes entre un asesinato y otro. Una de ellas, tiene que ver con la causa de muerte.

Giménez Gambetta, encontró la muerte en su casa el 18 de noviembre de 2006, fue asesinado a cuchilladas, mientras que Palomo, ultimada el 31 de agosto de 2019, también murió víctima de heridas causadas con arma blanca.

Despedida Sandra Palomo

La similitud principal, sin embargo, radica en la condición de sus homicidas, ambos menores de edad. Giménez Gambetta, como es conocido, fue atacado por su propio hijo, en ese entonces de 14 años, quien enojado porque su padre le había negado permiso para un recital de Rock, lo sorprendió en el baño armado con un cuchillo.

Palomo, en tanto, fue atacada por un adolescente de 15 años, quien residía a la vuelta de su casa. El adolescente la sorprendió cuando intentaba ascender a su camioneta, en el estacionamiento de un supermercado, donde le asestó varias cuchilladas.

El contador, según la autopsia, recibió nueve cuchilladas producto de un ataque fulminante. En la docente, en tanto, las heridas fueron entre cuatro y seis. Las lesiones, en ambos casos, derivaron en una misma causa de deceso: murieron desangrados, uno encerrado en su cuarto y la otra en la caja de su camioneta.

Sandra Palomo

Ninguno de los dos esperaba el ataque homicida, no hubo nada que les permitiera esgrimir alguna defensa. En ambos el factor sorpresa de sus asesinos, fue contundente en el resultado final, como así también los crímenes ocurrieron sin testigos inmediatos, pues en la casa del contador sólo estaba la víctima y su hijo, el asesino.

En el estacionamiento del supermercado, en el subsuelo del edificio, tampoco había nadie más que la docente y el menor que la atacó, quien tuvo el tiempo suficiente para agredirla a cuchilladas, golpearla y cargar el cuerpo de la mujer en la caja de la camioneta.

Frialdad

De todas las características de ambos casos, seguramente, la que más llamó la atención fue la frialdad demostrada por los menores en los asesinatos, algo que incluso fue advertido por los profesionales que entrevistaron a los adolescentes al momento de definir la personalidad de cada uno.

Despedida Sandra Palomo 2

En el caso de Giménez Gambetta, la investigación penal del caso, a cargo del juez de Menores, Sergio Miranda, estableció que el hijo de la víctima, con una absoluta frialdad, tomó un cuchillo de la cocina, subió hasta la planta alta de la vivienda y sorprendió a su padre, cuando se afeitaba en el baño.

Allí, el menor le asestó en cuestión se segundos nueve cuchilladas, sin importarle las acciones defensivas de su padre ni las expresiones de dolor por el ataque. Solo se detuvo, cuando el contador alcanzó a encerrarse en su cuarto, desde donde llamó al 911.

Tras intentar romper la puerta, el menor volvió a la cocina, lavo el cuchillo, sus manos y salió a la vereda. Cuando llegó la policía, el adolescente, sin ninguna mueca de dolor, sostuvo que el homicida fue un “extraño” que irrumpió en la casa, atacó a su padre y se marchó.


sandra palomoCaso Palomo: para la justicia, el menor “mató por el sólo hecho de matar”

Confeso

Respecto al asesinato de Palomo, si bien el homicida no tiene relación de parentesco con la víctima, con 15 años a cumplir, el homicida de la docente reconoció el crimen, cuando era trasladada de una dependencia policial a la ciudad judicial.

“Le clavé varios puntazos en el cuello”, alcanzó a indicarle a un policía que lo custodiaba, para luego explicar que a la mujer “le salía mucha sangre”, por lo que creyó que “estaba muerta” y por eso “la tape con mi campera y me salí de ahí, me fui a buscar a mi amigo y le conté todo lo que pasó”, habría confesado.


sandra palomo okCaso Palomo: Trasladan al presunto asesino a un centro de detención para jóvenes

“Ese día estaba loco…hasta me piré de la cana que estaba en moto, no me alcanzaron”, reveló como otra hazaña según consta en el expediente. Aunque trató de sembrar algo de misterio respecto a la presunta participación de personas adultas en el crimen, la investigación penal del caso determinó que el crimen fue cometido por el menor, quien luego involucró a otros cuatro jóvenes en las maniobras realizadas para tratar de hacer desaparecer el cuerpo.

En resumen, en este caso, los profesionales del Gabinete de Psiquiatría, que trataron al menor, dieron cuenta que en el mismo “se evidencian indicadores de riesgo de violencia hacia la mujer y toda persona en condiciones de vulnerabilidad, fragilidad o debilidad, incluso niños, adolescentes y/o personas adultas”.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar