Se tomó 808 licencias por enfermedad y lo echaron, pero demandó a la empresa y ganó

Medios 30 de diciembre de 2020
land

Un trabajador de Jaguar Land Rover, que se tomó 808 licencias por enfermedad y le costó a la compañía automotriz U$S 130.000 en pago por enfermedad, ganó su batalla legal en Inglaterra por el despido injusto, según informa el diario Birmingham Live.

Vic Rumbold, que vivía cerca de la planta de Castle Bromwich, estuvo ausente por varias razones durante sus casi 20 años en el gigante del automóvil. No acudió al trabajo por motivos de salud, lesiones en el trabajo y, en una ocasión, una presunta agresión.

Al tribunal laboral de Birmingham se le informó que 405 de esas licencias se las tomó en los  últimos cuatro años.

El gerente de lanzamiento, Jon Carter, dijo: "Honestamente, es el peor récord de ausencias que he visto: 808 turnos, el precio para la organización es de casi U$S 130.000. No hay un año desde el 2000 con récord de asistencia completo ”.

Sin embargo, la compañía despidió a Rumbold en diciembre de 2018, por motivos de "conducta y capacidad".

El Juez del Tribunal, en su informe, concluyó que la empresa no aplicó adecuadamente los Procedimientos de Gestión de Asistencia y "no había llegado razonablemente a una etapa en ese proceso en la que pudieran considerar el despido".

Rumbold experimentó problemas en la cadera a principios de 2018 y no pudo trabajar del 12 de marzo al 13 de agosto de ese año.

Se necesitaba una operación de reemplazo de cadera que habría dejado a Rumbold fuera del trabajo por 3 meses más.

Cuando Land Rover se enteró de la discapacidad de Rumbold, que trabajaba en la línea de montaje de automóviles, se le propuso trabajos más descansados en otros sectores.

Se le eligió el anotado de los números de registro de los vehículos, lo que le permitía sentarse y usar un bastón. Sólo trabajó una semana porque Rumbold describió la tarea como un "papel inventado para que yo volviera al trabajo".

En noviembre, a Rumbold le dieron el trabajo de "sellador" al final de la línea de pintura. Solo trabajó un día. Le dijo al Tribunal que la tarea lo dejó agonizante.

Cuando en diciembre se lo citó para una nueva tarea no se presentó. Luego, faltó o llegó tarde a 11 citas de salud ocupacional.

La empresa le dijo: "Creemos que esto es inaceptable para la organización. La decisión es rescindir su empleo por motivos de conducta y capacidad que se muestran en su registro de asistencia".

Rumbold inició juicio contra la empresa y el juez falló a su favor: " hubiera podido estar en condiciones de trabajar si se le proporcionaba una ayuda para caminar y un asiento adecuado".

Rumbold también ganó su caso por discriminación y lo que la empresa deberá pagarle se decidirá el año próximo año. /Clarín

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar