Hubo fiestas masivas en las calles de España por el fin del estado de alarma

Coronavirus 09 de mayo de 2021
pareja española

Miles de personas se reunieron en las calles de Madrid y de Barcelona para celebrar la primera noche sin estado de alarma y sin toque de queda en la región.

El estado de alarma había sido dispuesto por el Gobierno español hace 6 meses y se levantó este domingo para pasar a una nueva fase en la lucha contra la pandemia, dejando la gestión de las medidas en manos de las comunidades autónomas.

Desde las 0 horas del domingo miles de personas se reunieron en la Puerta del Sol, Lavapiés y Malasaña para celebrar el final del estado de alarma y emborracharse. Las imágenes que se viralizaron en redes sociales generaron una gran preocupación porque muchas de las personas presentes no tenían barbijo y se teme que puedan dispararse los contagios en unos días.

En tanto en Barcelona la Guardia Urbana desalojó a unas 6.500 personas en 31 espacios distintos de la ciudad que se encontraban celebrando durante la madrugada del domingo.

El operativo desalojó grandes concentraciones en lugares como plaza Universidad, las plazas del barrio de Gracia, Arc de Triomf y la playa de Bogatell.

Las autoridades criticaron los "actos de absoluta irresponsabilidad" que estaban llevando a cabo miles de jóvenes que salieron a celebrar el fin del estado de alarma.  De esta manera, advirtieron que el fin del estado de alarma no implica el fin de la pandemia y pidieron continuar con los cuidados para que no se produzca una suba de contagios.

Celebraciones improvisadas tomaron las calles en distintos lugares de España desde la medianoche del sábado, cuando expiró el estado de alarma de seis meses para combatir los contagios de coronavirus y se levantaron los toques de queda en muchas regiones.

En Madrid, la policía desalojó a la gente que festejaba en la plaza de la Puerta del Sol, donde las escenas de gente bailando sin mascarilla y cantando en grupo recordaban a la vida nocturna anterior a la pandemia. Así desde la medianoche cientos de personas se congregaron en distintos puntos de la capital donde los asistentes, muchos sin mascarilla, gritaban consignas conocidas como ‘Alcohol, hemos venido a emborracharnos y el resultado nos da igual’. También, la mayoría llevaba botellas de alcohol que no trataban de ocultar.

Adolescentes y adultos jóvenes llenaron también las plazas céntricas y playas de Barcelona con la relajación de las restricciones. Gritos, aplausos, música e incluso algún petardo estallaron en el barrio marítimo de la ciudad cuando los relojes marcaron medianoche y cientos de jóvenes salieron de sus casas en dirección a la playa, donde se improvisó una fiesta sin demasiadas precauciones frente al covid.

“Parece fin de año”, decía atónito Oriol Corbella, de 28 años, que había salido a pasear con su pareja por la noche. “Es volver un poco a la normalidad, recuperar libertad, pero hay que tener en cuenta que el virus sigue aquí”, decía algo atónito ante el jolgorio organizado en la playa barcelonesa, que se observó en otros puntos del país.

Juan Cadavid, residente de la capital catalana de 25 años, reconoció que la situación daba algo de miedo debido al COVID-19, pero dijo que quería sentirse rodeado de gente. También celebró la posibilidad de poder volver a su trabajo en un restaurante con una estrella Michelin, que lleva siete meses cerrado debido a las restricciones asociadas a la pandemia.

Los restaurantes locales podrán servir cenas de nuevo a partir del domingo y abrir hasta las 23:00. Pero se mantiene el límite de cuatro personas por mesa y el límite de 30% del aforo en interiores.

Con el final del estado de alarma se levantaron también los vetos a desplazamientos entre regiones de España y se relajaron muchos límites a las reuniones sociales. Sólo cuatro de las 19 regiones y ciudades autónomas del país mantuvieron los toques de queda.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que las normas vigentes deberían bastar para responder a los brotes en el nivel autonómico conforme aumenta el ritmo de las vacunaciones.

La tasa de contagios por cada 100.000 personas durante 14 días cayó el viernes en España a 198 casos nuevos, aunque las regiones de Madrid, en el centro, y País Vasco, en el norte, tiene más del doble de esa cifra. La ocupación hospitalaria sigue siendo alta, con más de una de cada 5 camas de cuidados intensivos ocupadas por pacientes de COVID-19.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar