Para operar a su hijo, salteña tuvo que traficar drogas: la justicia la absolvió

Justicia 20 de julio de 2021 Por InformateSalta
presa 1

La mujer de 63 años había sido detenida en Neuquén cuando intentaba pasar a Chile casi tres kilos de cocaína adosados al cuerpo. El fiscal neuquino consideró la grave situación económica familiar y la urgencia de salud que la llevó a arriesgarse a traficar la droga.

El caso sucedió en la mañana del 1° de febrero de 2019, cuando la imputada de 63 años viajaba en un micro de la empresa Vía Bariloche, con destino a la ciudad chilena de Osorno. Cuando llegaron al Paso Internacional “Cardenal Antonio Samoré”, personal de la AFIP-DGA y de la Gendarmería Nacional advirtió que la mujer trasladaba 2,722 kilogramos de cocaína, dispuestos en cuatro paquetes que tenía adosados a su cuerpo.

La mujer quedó detenida y fue imputada por tentativa de contrabando de exportación agravado por tratarse de estupefacientes. El 7 de julio se celebró un juicio abreviado en el que participó el fiscal Palazzani y la defensa de la mujer. En dicha audiencia, el representante del Ministerio Público Fiscal, analizó los antecedentes del caso y retiró la acusación contra la imputada por considerar que se trataba de una persona en una situación de extrema vulnerabilidad.

presa 2

El fiscal indicó que la mujer “pertenece a un sector socialmente desfavorecido, que se encontraba en una situación ‘desesperante’ y de extrema necesidad ante la imposibilidad económica de hacer frente a una cirugía de alto riesgo que necesitaba su hijo y la presión que recaía sobre ella por ser el principal sostén económico y emocional de su familia.

Frente a esta situación, terceras personas, abusando de su situación de extrema vulnerabilidad, la utilizaron para transportar material estupefaciente y de esta manera permitirle obtener el dinero necesario para que su hijo reciba adecuada atención médica”.

Según pudieron reconstruir en la investigación y los movimientos migratorios de la imputada, 20 días antes del hecho, la mujer cruzó desde la localidad salteña de Salvador Mazza, hacia la ciudad boliviana de Yacuiba, donde se presume que se habría abastecido de la droga.

Además, del análisis de las comunicaciones de los teléfonos secuestrados en su poder, surgen comunicaciones que evidencia que “que estaba haciendo el transporte de la sustancia estupefaciente cumpliendo con una obligación impuesta por un tercero que casi con seguridad sería de nacionalidad boliviana o al menos usaría un teléfono correspondiente al vecino país”.

Concluyó que la imputada “cumplió el rol de “mula” en una cadena de tráfico en la que ella tan sólo fue el eslabón más débil, apremiada por circunstancias de extrema necesidad (pobreza, marginalidad y una desesperante situación de salud de su hijo que debía tratarse).

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar