El final del excéntrico juez que osciló al ritmo del poder

Nacional 01 de septiembre de 2021
oya

Este miércoles falleció uno de los jueces que marcó época en la Argentina, tanto por sus fallos como por los escándalos en los que se vio involucrado. Norberto Mario Oyarbide nació en Entre Ríos el 1 de enero de 1951 y desde niño tuvo un vínculo muy estrecho con su madre, que -según sus propias palabras- desde su más temprana edad lo estimuló para que nunca limitara sus aspiraciones. El niño, para bien o para mal, le hizo caso. 

Militante católico en su juventud, pasó por varios empleos hasta que se recibió de abogado mientras trabajaba haciendo limpieza. Después ingresó en el Poder Judicial y logró llevar a sus padres a vivir en la Ciudad de Buenos Aires. Hacia 1994 ya era juez en el fuero penal y correccional federal. 

Los años 90 significaron su época de mayor exposición. Intervino en varias causas por presunta corrupción contra Carlos Menem, Domingo Cavallo y Alfredo Yabrán, aunque ya desde entonces se lo acusaba de "frizar" expedientes. Fue parte -según las crónicas de la época- de los "jueces de la servilleta" que anotó en su momento el ex jefe de gabinete Carlos Corach, quien habría apuntado en ese paño una serie de clientelismos cruzados entre políticos y magistrados. 

Por el poder de Oyarbide
Tuvo un capítulo en los debates relacionados con la década del 70'; por ejemplo, cuando definió a las acciones de la Triple A -previas a la dictadura- como delitos de lesa humanidad. Más cerca en el tiempo, sobreseyó a Cristina Fernández y a Néstor Kirchner en una causa por presunto enriquecimiento ilícito. Cuando le preguntaron por qué había cerrado ese caso, Oyarbide confesó que había sido presionado por personas como Jaime Stiuso, un operador vinculado a la trastienda de los servicios de inteligencia en Argentina. 

Desde el macrismo también lo cuestionaron cuando hacia 2008 le cayó la causa por presunto espionaje telefónico en el que Oyarbide ordenó la detención de quien por aquellos días era el jefe de la Policía Metropolitana Alberto "Fino" Palacios, acción que luego fue revocada. Por asuntos similares, llegó a procesar a Mauricio Macri, quien a su vez fue sobreseído en ese expediente por otro juez a poco de iniciar su presidencia. 

El poder se movía, Oyarbide también. Lo acusaron por mal desempeño en más de 40 oportunidades, un verdadero récord que se sumaba a los permanentes rumores vinculados a sus contactos con prostíbulos de Buenos Aires. A ello debe añadirse el escándalo que trajo la difusión en los medios de sus visitas a un conocido cabaret de Recoleta, así como el show homofóbico que montaron los medios en torno a su orientación sexual. Hasta lo denunciaron por haber subido a cantar alcoholizado la canción "Beso a beso" junto al cuartetero cordobés la Mona Jiménez. 

A pesar de la inquina que parecieron tener en algún tramo de su vida, Mauricio Macri le aceptó la jubilación y con ello quedaron atrás los pedidos de juicios políticos en su contra. Ya retirado, Oyarbide fue asiduo visitante de los sets de televisión, concretando participaciones memorables como cuando fue a PH (Podemos Hablar) vestido de frac.

Se infectó de covid recientemente y, aunque estaba recuperándose de la enfermedad, las consecuencias que le trajo debilitaron su salud y derivaron en su muerte. 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar