Viralizan un impactante video en el que un policía balea a un hombre

Nacional 05 de septiembre de 2021
dibu (1)

Un escándalo se desató durante las últimas horas en Tucumán, luego de que se viralizara en las redes sociales un video en el que se observa cómo un agente de la Policía local balea a un indigente en el barrio La Costanera de la capital provincial. Tras la brutal agresión el efectivo de la fuerza de seguridad fue pasado a disponibilidad y puesto a disposición de la Justicia, según confirmó el comisario inspector Jorge Mastafá.

Luego de que se hiciera pública la agresión con balas de goma contra el hombre en situación de calle, el Ministerio de Seguridad de Tucumán abrió una investigación para determinar lo ocurrido. “A raíz de estas imágenes iniciamos una investigación a fin de determinar la veracidad del hecho, cuándo habría sucedido y quiénes son las personas implicadas en el mismo. En caso de que haya policías responsables en esto tomaremos todas las medidas correspondientes”, había afirmado el comisario José Ardiles, subsecretario de Seguridad.

En este sentido, la cartera a cargo de Claudio Maley informó que el agente implicado en el hecho ya fue identificado y apartado de la Policía tucumana.

A su vez el mencionado Mastafá, bajo cuyo mando opera la Dirección General de Prevención Ciudadana, confirmó que el efectivo se desempeñaba en esa repartición y calificó como algo “repudiable” el ataque a balazos contra el indigente. “Identificamos al funcionario policial y lo pusimos a disposición de la Justicia. Vamos a colaborar con las autoridades judiciales para que este hecho quede esclarecido”, aseguró el jefe policial.

También indicó que se están llevando a cabo las pericias ordenadas por la fiscalía que interviene en el caso. Esto además de un relevamiento en la zona donde sucedió el ataque, con el objetivo de determinar en forma fehaciente las circunstancias en las que se concretó.

El caso de “gatillo fácil” de un policía tucumano hizo acordar de inmediato al de Luis Espinoza, el trabajador rural asesinado en la misma provincia y por cuyo crimen hay nueve agentes policiales y un civil acusados que permanecen en prisión preventiva y a la espera de que se inicie el juicio oral en su contra.

La tarde del 15 de mayo del 2020, la víctima regresaba con su hermano Juan de hacer unos trámites cuando fueron interceptados por la Policía local: fue asesinado y su cuerpo fue hallado una semana después en Catamarca; los asesinos habían intentado ocultarlo.

El día del asesinato, Luis y Juan se encontraban juntos en el paraje de Melcho, al sur de la provincia. Montado sobre su caballo, Juan -uno de los 16 hermanos Espinoza- regresaba de cobrar una pensión por discapacidad. Un grupo de policías de la fuerza tucumana que participaban de un supuesto procedimiento para detener una carrera de caballos clandestina los cruzaron y, según cuenta Juan, comenzaron a los tiros.

“No dijeron nada, empezaron a disparar sin decirnos nada. La carrera estaba lejos, a 800 metros, no estaba ahí donde estábamos, ni nosotros íbamos a las carreras”, dijo el hermano de Luis. “Me empezaron a pegar a mí. Cuando me estaban pegando, Luis les gritó que no me peguen más y a él le dispararon ahí. Yo ya no lo vi, porque me tiraron al piso”, recordó. Quedó esposado, en el suelo, más de una hora. Cuando preguntó por su hermano le dijeron que había escapado al monte. No volvió a verlo con vida.

Luis, que tenía seis hijos y 31 años, había recibido un disparo en la espalda. Pero ese fue sólo el comienzo de un crimen brutal. Su cuerpo estuvo desaparecido una semana. Apareció en el límite entre Tucumán y Catamarca, como informó este medio, envuelto en frazada, plástico, cables, sogas y cinta, y a 100 metros de profundidad en un barranco montañoso, en una zona conocida como Las Banderitas. La bala policial, se confirmó luego, le había perforado el pulmón.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar