Dos hombres fueron azotados con cadenas al ser atrapados robando naranjas

Interior 29 de septiembre de 2021 Por InformateSalta
ladron de naranjas

El violento hecho tuvo lugar en El Bordo y fue protagonizado por dos hombres que fueron sorprendidos mientras robaban naranjas en una finca. Al ser atrapados, fueron retenidos a punta de armas de fuego y castigados duramente con azotes y disparos.  

Según las primeras versiones, las personas que hallaron in fragantti a los ladrones dieron aviso a su jefe, quien habría llegado al  lugar en una camioneta blanca, armado con un revólver, una soga y una cadena de acero. 


"Cuando estábamos sacando unas naranjas llegaron dos personas armadas. Nosotros no corrimos ni nada, no teníamos armas, solo una bolsa chica para llevar las naranjas”


Según indica El Tribuno, los dos hombres fueron obligados a desnudarse y a uno lo fracturaron a golpes con cadenas y les dispararon a los pies para hacerlos bailar. Primero el jefe los habría atacado con la soga doblada en cuatro y con nudos en las puntas, y luego con la misma soga y una cadena de acero de una pulgada.

El castigo, según expusieron, les fue aplicado primero con ropa y luego desnudos. Todo indica que luego de este adoctrinamiento, los agresores abandonaron a sus víctimas desnudas en la finca. 

Una de las víctimas fue internada en el hospital de General Güemes donde espera una placa de platino y cirugía.  

El gravísimo hecho fue denunciado por la esposa de una de las víctimas. 

Según el relato al que accedió El Tribuno, uno de los ladrones azotados relató que el encargado que los golpeó les preguntó si ya se habían despedido de sus familias. En ese momento, los hombres comenzaron a suplicar por su vida. “De nuevo volvió a la camioneta y sacó una cadena más o menos de una pulgada por eslabón, la mezcló con las sogas y nos hizo quitar la ropa. Ahí le ordenó a uno de los pistoleros que encienda fuego e hizo que nos quitáramos toda la ropa, hasta el slip", comentó el hombre golpeado.

"Nos quemó toda la ropa, incluso tenía yo mi celular y las llaves de la moto que estaba afuera del alambrado. Nos amenazó de todas formas y nos volvió a golpear en el piso. Luego dijo que nos fuéramos, que corriéramos, pero yo solo podía saltar en una de mis piernas", siguió. 

"Jamás llamaron a la policía ni menos dieron aviso a la Justicia. Solo uno de ellos, el mas gordito nos dijo mientras me arrastraba hacia el alambrado: "No sabía que lo iba a castigar tan feo', pero no nos asistió en nada", finalizó.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar