"Vos me provocaste": terribles dichos de 2 pastores evángelicos abusadores

Nacional 12 de noviembre de 2021
madre

Dos hombres que eran pastores en una iglesia evangélica fueron denunciados por violar a dos nenas de nueve años en localidad bonaerense de Glew, partido de Almirante Brown, Buenos Aires.

Se trata de uno de los abuelos y un tío de la víctima, identificados como Eduardo y Rubén Santillo (padre e hijo) quienes abusaron a la hija Natalia, una de las denunciantes en el caso.

La mujer contó también que el hermano de la chiquita violada sufrió el horror de presenciar el aberrante delito. Tras estos últimos hechos, la nena le contó a la madre que su tío ya la había querido violar cuando tenía cinco años.

Los macabros detalles, contados en primera persona

"Me hicieron vivir un infierno", manifestó la mujer.

Asimismo, Natalia, criticó que tanto el tío como el abuelo de la nena "se jactan de ser pastores y así se disfrazan".

Según aclararon los familiares de las víctimas, los dos hombres acusados se esconden detrás de su profesión para abusar a menores de edad.

Si bien las denuncias correspondientes en contra de estos dos abusadores fueron realizadas ante las Justicia, la madre de una nena reclamó que todavía la institución judicial no imputó a estas personas.

La chiquita fue sometida a una cámara Gesell luego de que la madre denunciara a los abusadores durante años.

“Le arruinó la vida a mi hija. Ella no puede ir a la escuela porque todavía tiene pánico”, sostuvo la denunciante, quien también remarcó que su hijo, quien presenció la violación de su hermana, “está traumado y hace dos días que no come”.

Eduardo, el hombre que violó a la hija de Natalia, le mandó un mensaje por WhatsApp en el que confesaba el abuso, pero al mismo tiempo, se quería desligar del aberrante delito que cometió.


"Vos me provocaste", dijo.

"Natalia, ¿por qué revolvés cosas pasadas. Yo ahora no estoy haciendo nada fuera de lugar. A Dios le he pedido perdón por cada una de mis ocasiones. Que no son tantas como las que vos decís. Pero, en todo, caso yo me pongo a cuentas con Dios cada día", dijo el violador.

Por otro lado, otra joven, llamada Talía, también denunció a uno de los abusadores por violar a su hermana cuando tenía nueve años.

Ahora, ella reclama justicia en nombre de su hermana, ya que ella, no se anima a denunciar al violador, que vive a pocos metros de su casa.

Los vecinos de Glew le tiraron piedras a la casa del abusador con la intención de que salga de la casa y cumpla con la promesa que le hizo a Natalia, que era la de entregarse. /Crónica

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar