Fue condenado por matar a su esposa y ahora confesó que también asesinó a su hijo

Nacional 02 de diciembre de 2021
mendozas

Tras 13 años, la desaparición de un joven que fue visto por última vez en junio del 2008 tuvo su esclarecimiento, marcando al mismo tiempo el fin de una investigación que, sin lugar a dudas, es de las más importantes que hizo la justicia mendocina en los últimos años.

Es que el joven desaparecido, Carlos Sebastián García (20), conocido como "Carlitos", fue asesinado por su propio padre, Juan Carlos García (56), un femicida que en marzo del 2016 ya había sido condenado a prisión perpetua por matar a balazos su esposa, Ramona Carmona (57) -madre de joven-.

Ahora, acorralado por la investigación del fiscal de homicidios Carlos Torres y su equipo de trabajo, García decidió confesar que también mató a su hijo de 20 años y fue condenado, por segunda vez, a la pena máxima del Código Penal.

El joven se hallaba desaparecido desde 2008. El padre había sido el último en ver con vida al joven.

 Sin embargo, el caso quedó en la nada. Pero 13 años después, el hombre admitió su culpabilidad y llegó a un acuerdo para ser juzgado en forma rápida.

El hombre, que se dedicaba a la agricultura, vivía en el barrio Unimov con su esposa y tres hijos. El 28 de julio de 2008 la vida familiar se desmoronó cuando fue a la comisaría para denunciar la desaparición de su hijo.

Entonces afirmó que no sabía nada de Carlitos, como se conocía al joven, después de haberlo acompañado a comprar droga al barrio de Rodeo del Medio.

Pero ahora se supo que en realidad lo había matado de un disparo en la localidad de El Encon. Entonces lo enterró a pocos kilómetros del lugar del crimen. En 2011 sus restos óseos fueron hallados cerca de la ruta 142.

“Se hacía el pobrecito”

Cuatro años después, el 28 de febrero de 2015, desapareció su esposa. Entonces García dijo que al regresar de trabajar a su casa no encontró a la mujer ni 30 mil pesos que la familia guardaba en el interior de la vivienda. Además afirmó que halló las rejas y la puerta de calle abiertas.

La denuncia de la desaparición fue realizada por una hermana de la víctima. Dos días después un cazador halló su cuerpo en la zona de El Encón, la misma donde había sido enterrado su hijo.

Durante el juicio por el asesinado de su esposa, varios familiares apuntaron contra el hombre por la muerte de su hijo.

“Yo sé que él mató a su mujer y a su hijo, Carlitos. Se hacía el pobrecito. Jamás lo vi pelear ni enojado, pero decía que mi hermana le había arruinado la vida”, dijo Gabriela Carmona, hermana de la víctima, durante el primer juicio. Finalmente la justicia lo condenó a cadena perpetua.

Cinco años después, el hombre admitió que también había asesinado a su hijo y este jueves recibió una segunda condena a perpetua.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar