Pareja explotó sexualmente por ocho años a la niñera y los condenaron

Justicia 07 de mayo de 2022 Por InformateSalta
WhatsApp Image 2022-05-07 at 7.02.41 PM
Pareja condenada por explotación sexual de su niñera

La justicia federal condenó a una pareja por la explotación sexual de una niñera.  Además, y en el marco del mandato internacional de reparación integral previsto para el delito de trata de personas, la víctima recibirá una importante suma de dinero a raíz de un acuerdo impulsado por la Unidad Fiscal Salta y la Defensoría General de Víctimas.

La víctima es una joven que llegó a la Capital desde Orán y en busca de un mejor porvenir, tuvo el martes pasado un fallo condenatorio dictado por el Tribunal Oral Federal N°2.

En la sentencia, el juez Domingo Batule, quien actuó como tribunal unipersonal, hizo lugar a un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal general Eduardo José Villalba, de la Unidad Fiscal Salta, al cual el Defensor General de Víctimas, Nicolás Escandar, adhirió en todos sus términos.

El caso se formalizó el 15 de octubre de 2021, tras la detención de Pedro Darío Javier Peñaranda y Natali Vanesa Rueda, a quienes la fiscalía le imputó el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en perjuicio de su niñera, tras seis meses de investigación del caso. 

En este hecho, resaltó la predisposición de la defensa por arribar a un acuerdo de juicio abreviado, mediante el cual se evitó que la víctima reviva episodios dolorosos y, a la vez, se obtuvo una importante reparación económica, la cual le permitirá avanzar en su proceso de recuperación y reinserción laboral.

Sobre la calificación penal, ratificó la imputación de trata de personas con fines de explotación sexual, al cual le sumó los agravantes de haber sido cometido mediante engaño y por haberse consumado, delito por el cual la pareja aceptó una condena de 6 años de prisión.

En el caso de Rueda, la misma se aplicará bajo la modalidad de prisión domiciliaria, mientras que Peñaranda permanecerá alojado en una unidad carcelaria. En la audiencia, los acusados reconocieron su responsabilidad por la explotación sexual ejercida sobre la víctima y dieron su consentimiento a la pena acordada.

Asimismo, y entre llantos, cada uno pidió disculpa por el daño causado a la víctima, afirmaron estar arrepentido. “Reconozco mi responsabilidad del hecho, me duele mucho todo esto porque tampoco voy a poder estar con mis hijos, pero estoy dispuesto a cumplir la condena”, dijo Peñaranda. Su pareja, en tanto, se expresó prácticamente en los mismos términos.

Con la conformidad de los acusados, el juez homologó el acuerdo y formalizó la condena acordada, como así también la reparación económica y la devolución de bienes a la víctima y el decomiso de otros elementos secuestrados.

Cronología del caso 

Sobre el caso, y dado que el juez llega al debate sin conocer nada del hecho, el fiscal explicó que todo se inició el 29 de junio de 2021 a partir de la denuncia de un cliente, quien se percató del estado de vulnerabilidad de la joven, de quien también advirtió padecía cierto retraso madurativo.

Al dialogar con ella, pudo conocer el grado de sometimiento, crueldad y explotación sexual en el que se hallaba inmersa, situación que lo llevó a iniciar una relación que derivó en el rescate de la joven, aunque luego comenzaron a ser hostigados por los acusados.

Ante ello, se dirigieron al Polo Integral de la Mujer, donde radicaron la denuncia de todo lo sucedido, lo que activó la intervención de la Unidad Fiscal Salta, con diligencias investigativa que llevaron a la detención de Rueda y Peñaranda.

Villalba reveló que la víctima fue captada cuando se hallaba bajo un grave estado de vulnerabilidad producto de una situación de abandono familiar, de lo que se valieron los acusados para contratarla como niñera, ofreciéndole con ello una salida laboral que le permitiría mejorar su vida.

Con estas expectativas, la joven llegó a Salta y comenzó a trabajar de niñera de los acusados, en una vivienda del barrio Santa Rita, pero a los seis meses, todo cambió. Fue cuando Rueda y Peñaranda la obligaron a vestir lencería erótica, para luego tomarle fotografías e incluso la filmaron, obligándola a realizar distintas poses sugestivas.

Toda esta producción fue subida luego a un sitio de servicio sexuales para adultos, con lo cual comenzaron a contactar a clientes, siendo obligada la joven a atender a cada uno de ellos, lo cual sucedía desde las 10 de la mañana hasta la 5 de la madrugada siguiente.

Aunque en su inicio, los acusados le dijeron a la víctima que parte del dinero iba a quedar con ella, con el correr del tiempo se apropiaron de toda la plata que recaudaba por los servicios sexuales, sumas oscilaban entre los 1000 y 3000 pesos.

Los acusados ejercían un control minucioso de los horarios y el dinero que debía cobrar por los servicios sexuales, los que se llevaban a cabo en el cuarto de un hotel del macrocentro contratado por la pareja, la cual monitoreaba desde la calle la entrada y salida de los clientes.

Mediante estas nuevas modalidades, tanto de captación y explotación, como el uso de Internet, los acusados, en su perversidad, no sólo pactaron citas en esta ciudad, sino también en Jujuy y hasta en el Estado Plurinacional de Bolivia.

Entre otros indicadores de este delito, los acusados ejercieron tanta violencia moral y psíquica contra la víctima, al punto tal de que la víctima se convirtió en una “cosa”, a través de la cual se aseguraron un importante ingreso económico, tanto que no sólo adquirieron bienes importantes, sino que los integrantes de la familia dejaron de trabajar para subsistir solamente de lo que se recaudaba con la víctima.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar