Por qué las esponjas para lavar platos, que todos usamos, son antihigiénicas

Medios 09 de junio de 2022
esponjas

Investigadores de Noruega hallaron que las esponjas para lavar los platos son más antihigiénicas que los cepillos.

Es que las primeras, más usadas en los hogares, albergan muchas más bacterias, como la salmonela, que el otro instrumento de limpieza.

Trond Møretrø, científico investigador de Nofima (un instituto noruego de investigación alimentaria), aseguró que las bacterias crecen y sobreviven mejor en las esponjas de cocina, ya que tardan mucho más tiempo en secarse y esa humedad -producto del agua que se usa al lavar los platos- hace que sea un hábitat ideal para su crecimiento y expansión.

“Una sola esponja puede albergar un número mayor de bacterias que el de personas en la Tierra”, afirmó Møretrø, autor del nuevo estudio, que se publicó en Journal of Applied Microbiology.

En ese sentido, el experto explicó: “Aunque muchas bacterias no son perjudiciales, las que sí lo son, como la salmonela, pueden pasar de las esponjas a las manos, las superficies de la cocina y los utensilios, y potencialmente enfermar a la gente.

Y añadió: “La esponja está húmeda y acumula residuos de comida que también son alimento para las bacterias, lo que provoca un rápido crecimiento de estas”.


Las esponjas acumulan bacterias sin importar cómo se las limpie

Otro de los hallazgos del equipo científico fue que la contaminación se da no importa cómo o cuán frecuentemente se limpien las esponjas de cocina.

“La forma en que los consumidores utilizaban sus esponjas no importaba mucho en cuanto al crecimiento de las bacterias nocivas. Es muy difícil que los consumidores eviten la proliferación de bacterias en las esponjas mientras no las cambien a diario”, advirtió.

En tanto, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos aseveró que hervir las esponjas reduce en parte la carga bacteriana, pero no garantiza la contaminación cruzada, por lo que recomendaron reponerlas con frecuencia.


Cómo fue el estudio científico sobre las esponjas de cocina

Según informó la CNN, los investigadores recopilaron esponjas de cocina de 20 personas residentes en Portugal y 35 cepillos y 14 esponjas de residentes en Noruega.

Una encuesta anterior realizada por el mismo equipo de investigación a 9.966 personas reveló que las esponjas se utilizaban habitualmente para la limpieza de las cocinas en la mayoría de los 10 países europeos, mientras que los cepillos eran el utensilio de limpieza dominante en solo dos países: Noruega y Dinamarca.

Todas las esponjas se utilizaban para lavar la vajilla, y 19 de las 20 esponjas de Portugal se utilizaban de cinco a seis veces por semana o más.

Según revelaron los investigadores, no se hallaron bacterias patógenas (causantes de enfermedades) ni en los cepillos ni en las esponjas, aunque los niveles generales de bacterias eran menores en los cepillos usados que en las esponjas.

No obstante, cuando los investigadores añadieron bacterias de la salmonela a los cepillos y a las esponjas, encontraron una reducción significativa del número de salmonela en los cepillos que se dejaron secar durante la noche, algo que no sucedió con las esponjas.

El autor del estudio dijo: “Como el cepillo se seca muy rápido, las bacterias dañinas mueren. Además, la mayoría de los cepillos tiene un mango que evita el contacto directo de las manos con posibles bacterias nocivas, a diferencia de las esponjas”.

“Los cepillos son la mejor opción para limpiar los platos, desde el punto de vista higiénico. Esto podría haberse estipulado antes, pero los autores lo demuestran con algunos buenos experimentos. Sin embargo, según mi experiencia, a la gente le encanta usar esponjas”, expresó Markus Egert, microbiólogo de la Universidad de Furtwangen (Alemania), que también realizó investigaciones similares.  /TN

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar