Un pasante con $ 18 millones en cocaína dejó a su familia en el auto y salió corriendo cuando lo descubrieron

Nacional 20 de junio de 2022
7

Un sujeto utilizaba a su familia de fachada  para pasar gran cantidad de cocaína a bordo de su auto de una provincia a otra. Un llamado anónimo a la Policía Federal lo entregó la noche del sábado, cuando se montó un operativo para esperarlo en Santiago del Estero y al caer en desgracia emprendió una veloz carrera hacia un monte cercano, "olvidándose" de esposa e hijos.

El procedimiento fue realizado en La Banda por personal de la Policía Federal. Efectivamente, voceros de la fuerza confirmaron que todo comenzó con un llamado telefónico anónimo a la base de la Unidad Operativa de la fuerza.

La voz no se identificó, pero sí aportó detalles de una operación con drogas próximo a materializarse en la vecina ciudad.

Para los expertos, tal vez se trató de un "buchón" y dealer que operaba en el mismo negocio y que solo buscaba eliminar a la competencia.

Con las características del vehículo marcado, los policías interceptaron a los protagonistas en el Bº Procrear, ubicado en la avenida 25 de Mayo, hacia el norte de la ciudad.

Al verse descubierto, el automovilista intentó escapar hacia una zona de monte cercano, abandonando a su compañera y dos hijos menores de edad.

Más rápidos, los federales pudieron darle alcance, esposarlo y sentarlo junto al auto. En minutos, los funcionarios interiorizaron de lo ocurrido al titular del Juzgado Federal Nº 2, Sebastián Argibay. Con el mismo ímpetu, el magistrado dio luz verde a la requisa de la unidad y de los adultos.

Frío externo, calor dentro del coche

Mientras el frío se acentuaba, los federales expusieron -en su cruda dimensión- el porqué de los habituales viajes del hombre hacia la ciudad de La Banda.

El individuo transportaba en un bolso siete ladrillos de cocaína, los cuales tendrían un valor aproximado de $ 18.000.000, estimaron los federales; una cantidad que no es habitual que sea transportada por dealers de poco vuelo.

Ahora la fuerza continuará con la investigación en procura de desentrañar un abanico de interrogantes: el origen de la droga, su destino, los cómplices del automovilista, el que apenas habría deslizado a los policías: "Debía entregarla, pero no conozco ni al que me pagó, ni al destinatario…"

Investigación al entorno

Tras la caída del automovilista, los funcionarios implementaban el plan B, que no es otro que profundizar el plan A. En la práctica, indagaban en la ocupación del sujeto, su entorno, amigos, ingresos y viajes hacia la vecina ciudad.

Lo más trascendente, los federales husmeaban en los movimientos, contactos, mensajes y actividades de su celular. Un policía adelantó que la tecnología dibujará una síntesis de su vida. /El Liberal

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar