Conmoción en Estados Unidos: hallan al menos 46 cadáveres en el acoplado de un camión

Deportes 28 de junio de 2022
ca

Al menos 46 cadáveres, entre ellos algunos niños, fueron hallados este lunes en el interior de un camión en el sur de Texas, y las autoridades sospechan que se trata de inmigrantes que cruzaron la frontera desde México.

Otras 15 personas que se encontraban en el camión, que tiene patente estadounidense, fueron llevadas a hospitales de la ciudad de San Antonio, cercana de donde se hallaron los cuerpos. De acuerdo con distintas agencias internacionales, tres personas fueron detenidas.

Una de las hipótesis apunta a que podrían haber fallecido por asfixia o como consecuencia de las altas temperaturas mientras viajaban hacinados y encerrados.

El hecho se descubrió en Cassin Drive y Quintana Road, en el sudoeste de San Antonio, a unos 240 kilómetros de la frontera con México, donde la temperatura promedio de los últimos días fue de 37º. 

El Departamento de Seguridad Nacional esperaba hacerse cargo de la investigación y de hecho un equipo llegó a la escena a la espera de las órdenes oficiales.

El gobernador de Texas Greg Abbott culpó por las muertes al presidente de Estados Unidos, Joe Biden. “Estas muertes son consecuencia de su política de fronteras abiertas. Muestra las consecuencias letales de no querer aplicar la ley”, escribió en su cuenta de Twitter.

El ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, confirmó que un cónsul ya está en el lugar y aclaró que aún no está claro cuál es la nacionalidad de las víctimas fatales.

La frontera con México, una zona caliente
Miles de personas murieron al intentar cruzar la frontera sur de Estados Unidos en las últimas décadas. Diez migrantes fallecieron en 2017 después de quedar atrapados en un camión que estaba estacionado en un Walmart de San Antonio.

En 2003 fueron hallados 19 migrantes dentro de un camión bajo intensas temperaturas al sureste de la misma ciudad.

Los camiones se volvieron un método popular de contrabando en los primeros años de la década de 1990, tras el incremento en la vigilancia fronteriza en San Diego y El Paso, Texas, que en aquella época eran los corredores más transitados por los migrantes que entraban de manera ilegal en Estados Unidos.

Antes de eso, la gente pagaba cuotas pequeñas a operadores improvisados para que les ayudaran a cruzar la frontera, que en ese tiempo estaba menos vigilada.

Luego de que los cruces se tornaron más difíciles tras los atentados terroristas del 2001 en Estados Unidos, los migrantes fueron conducidos a través de regiones más peligrosas y hacían pagos por miles de dólares.

El calor representa un grave peligro, en especial cuando las temperaturas pueden incrementarse agudamente dentro de vehículos.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar