Sigue la investigación tras una muerte en la vía pública en San Lorenzo

Justicia 03 de noviembre
Tratan de determinar si fue una decisión propia de la persona fallecida o si hubo otros actores. El cuerpo se hallaba sentado. El arma entre las piernas y signos de haber sido acomodado.
Juan Esteban Solá_phixr

La causa por la muerte violenta de una persona en la villa veraniega de San Lorenzo no fue cerrada aún por la Justicia Penal que espera, según fuentes fidedignas, pruebas concretas que sepulten algunas dudas forenses y criminalísticas que planteó la escena del suceso, publicó El Tribuno.

Juan Esteban Solá murió por herida de arma de fuego en plena vía pública, contra una pared de ligustro donde se lo halló sentado en la mañana del miércoles.  Al parecer la mecánica del disparo mortal no coincidiría con la mano más hábil del hombre, además de algunos elementos que se encontraron a solo centímetros del cuerpo que no tenían señales de estar contaminados con las deflagraciones propias de un arma de grueso calibre, como la que se encuentra secuestrada y en trámites periciales.

Justamente el arma utilizada para provocar la muerte se encontraba acomodada entre sus piernas, pero no empuñada por el hombre.

"Son muchas las contradicciones visuales del hecho y algunas improntas sugieren otra escena, es lo que pudimos ver", dijo un testigo posterior al hallazgo que incluso mostró una fotografía del caso que muestra a las claras, entre otras cosas, el arma, el sangrado en dos direcciones y la presencia de una tela enrollada como guante, sin contaminación hemática.

El caso movilizó a la Brigada de Investigaciones y a la Fiscalía Penal de Graves Atentados contra las Personas y provocó innumerables versiones sobre el caso. El misterio rondó durante muchas horas aunque se sabe a ciencia cierta, por lo que manifestaron algunas amistades, que el hombre estaba atravesando una severa crisis depresiva.

La autopsia y una ronda de declaraciones informativas por ahora solo postergaron la carátula final del caso que conmocionó a la opinión pública.

Fueron las contradicciones de la escena las que motivaron, apenas se reportó el violento suceso, que la Fiscalía Penal de Graves Atentados contra las Personas interviniera. 

El fiscal en turno convocó al Cuerpo de Investigaciones Fiscales para que se hiciera cargo del supuesto atentado mortal, hasta entonces y por ahora sostenido por una carátula provisoria de muerte dudosa, según lo informado públicamente desde la fiscalía penal.

Fuentes confiables aseguraron que la persona hallada ya sin vida recibió un disparo de arma de fuego en plena vía pública en el pecho, aunque se desconoce e investiga el origen de la detonación. La Fiscalía de Graves Atentados 1, a cargo de Pablo Rivero, inició las investigaciones que hasta las últimas horas de ayer se encontraban sin caratular.

El tema caló hondo en la sociedad no solo por lo público de la acción, sino por lo impropio del lugar, una verja de ligustro sobre la calle. El misterio de la calle Gauffín al 900 no cerró aún, pese a que muchos allegados a la familia están persuadidos por criterios subjetivos que fue una decisión extrema y propia de la persona hallada sin vida, pero el criterio del fiscal necesita, por su profesión, algo más taxativo y científico para cerrar el tema.

 

Te puede interesar