Conmovedor: el pibe que hacía jueguito en los semáforos y fichó con un club

Deportes 09 de noviembre
Iván Genes cumplió el sueño de su vida, después de un tiempo juntando moneditas en las esquinas. Alguien lo filmó con su celular, viralizó el video y logró lo imposible. VIDEO.
aamacri

Iván Genes tiene 14 años, vive en Ricardo Brugada, uno de los barrios más antiguos y, a la vez, más peligrosos de Asunción de Paraguay y cumplió el gran sueño de su vida: pasó de hacer jueguitos en la calle en los semáforos a fichar por un club profesional, del cual es hincha fanático.

En las calles de Chacarita, tal como se conoce al barrio Ricardo Brugada, la delincuencia juvenil es moneda corriente, así como la prostitución, el alcoholismo, la drogadicción y el desempleo. Pero la de él es una historia de esperanza, de sueños que se concretan.

Como muchísimos chicos de todo el mundo, a Iván lo enloquece el fútbol. Siempre soñó con probarse en un club, entrar a un estadio y ganarse la ovación de miles de hinchas. Sin un papá, con su mamá desempleada y una hermanita menor casi a su cargo, en los últimos años debió postergar su deseo para cumplir con obligaciones de adulto. O mejor dicho, de convertir la esquina de Mariscal López y Charles de Gaulle en ese campo de juego que tantas veces imaginó pisar.

Ahí, entre autos que van y vienen, colectivos y gente que camina apurada, Iván empezó a ganarse unas monedas con la pelota, haciendo jueguitos. Su talento y habilidad estaba a la vista de todos.

Entre tantos que se deslumbraban con su magia, le tocó el turno de parar en ese semáforo a Aníbal Coronel, periodista y conductor de Uno AM. Lo miró, lo estudió y sintió que algo debía hacer. Luego de estacionar, agarró su teléfono celular y grabó a Iván haciendo su arte. Luego, aprovechando el rojo, se acercó y le hizo un par de preguntas.

Sonriente, Iván le contó su breve historia. Le dijo que le gustaba mucho el fútbol, que vivía en Chacarita y le explicó que juntaba monedas "para comprarse ropa para Navidad". Emocionado, Coronel no dudó en compartir con sus seguidores de Twitter el video y la historia del chico. Y en cuestión de segundos se viralizó.

Sin creer que fuera cierto, ese día el chico volvió a su casa y les contó a su mamá y a su hermana que la gente del Legendario, como le dicen a Guaraní, lo habían invitado a conocer a los jugadores de Primera. Parecía un cuento, pero era verdad.

Ayer llegó el gran día. Nervioso pero feliz, Iván llegó puntual al estadio Rogelio Livieres, donde se entrena y hace de local Guaraní. Y fue recibido por Juan Alberto Acosta, el presidente del club, como una celebridad. Estaba todo preparado para hacerlo vivir uno de los días más felices y, también para sorprenderlo. Es que tras la bienvenida, Iván comenzó a recibir regalos.

Te puede interesar