Gimnasia no pudo con el ‘merengue’

Deportes 11 de noviembre
El equipo de Riggio volvió a fallar en la definición ante un rival que se metió atrás y lo complicó con poco. Zuvinikar se fue expulsado por un supuesto codazo y también vio la roja Ceratto desde el banco por protestar.
albo

Gimnasia y Tiro, sin generar la variedad de ocasiones de gol de los dos partidos anteriores, fue más que Altos Hornos Zapla, pero no pudo traducir ese dominio en la red y lo padeció, ante un rival inteligente que se replegó y lo complicó más de la cuenta.

A los 10’ el Albo tuvo la primera clara con un remate de Toledo contenido por Colli; cuatro minutos después, respondió Zapla con un cabezazo de Pablo Acosta que salió apenas desviado. A los 16’, Méndez salvó en la línea el gol tras un remate de Cazula. A los 19’, un potente remate de Garavano desde afuera salió apenas rozando el travesaño, acciones que graficaron el momento de mayor emoción del partido.

Desde los 21’, el partido se “picó” tras un pisotón de Zuvinikar a Robledo Correa que el árbitro no advirtió y que derivó en una gresca en la que se “fajaron” Medina y Ojeda, siendo ambos amonestados. A partir de allí, la rispidez aumentó y los arcos quedaron lejos en cada intención hasta el final.

El complemento, según indicó Diario El Tribuno, decayó notablemente en intensidad y emociones, hasta los 13’, cuando el ingresado Herrera sacudió la modorra con un remate que despejó fallidamente el “uno” jujeño, y que Maxi López no pudo aprovechar en el rebote. A los 17’, Toledo guapeó con potencia y aguantó entre tres marcadores, y sacó un remate rasante que hizo lucir al arquero.

Ya a esa altura, Gimnasia merecía largamente inaugurar el score y comenzaba a crecer en juego y en confianza. A los 31’, el ingresado López Macri habilitó a Toledo, pero Colli le ganó el mano a mano.

Pero a los 32’, Zuvinikar se fue expulsado por un supuesto codazo y también vio la roja Ceratto desde el banco por protestar, sucesión de actitudes infantiles que, suponía, perjudicarían a Gimnasia en su mejor momento y favorecerían el juego mezquino que proponía Zapla. Aún así, Gimnasia fue y la tuvo otra vez, y tras una buena maniobra de Hereñú (mejor en ataque que en defensa), Motta reventó el palo en el rebote. Y en una contra, Leguiza salvó el gol de Zapla con tremenda atajada tras el cabezazo de pique al suelo de Acosta.

Y así se fue el partido, con un Gimnasia mejor plantado actitudinal y futbolísticamente con un hombre menos, pero no le alcanzó para vulnerar a un Zapla que con poco desnudó la flaqueza del local arriba y se robó dos puntos.

Te puede interesar