Un taxista fue denunciado por acosar sexualmente a un trabajador de una remisera

Policiales 14 de noviembre
Tiene 19 años y, casi a diario, es blanco de los piropos de un "tachero", quien lo sigue desde que sale de su trabajo, incluso por la zona centro, donde hace unos días se le declaró. “Sos re bonito, me gustaría tenerte en mi auto”, le propuso.
acosotaxista

Lejos de la clásica rivalidad que existe entre remiseros y taxistas, un “amor” no correspondido entre un tachero y un joven operador de radio de una empresa de remise de la zona oeste, salió a luz en los últimos días a partir de una denuncia radicada por el encargado de despachar remises a sus destinos.

El escenario del incidente, según supo InformateSalta en el que el tachero le declaró su amor al operador, fue nada menos que la vereda norte de la calle San Martín, entre Ituzaingó y Pellegrini, en la parada del corredor 4 “C”, colectivo que el joven esperaba para regresar a su casa.

En esas circunstancias, y cuando promediaban las 22.30 del jueves pasado, el muchacho, de 19 años, observó que un taxi, Chevrolet Corsa o Ford K, pasaba por el lugar casi a paso de hombre, y haciéndole juego de luces, con intenciones de convencerlo de que aborde ese transporte.

El joven, según lo denunciado, ya había visto dicho taxi por varias calles por las que anduvo, por lo que no tenía dudas de que lo seguía. A fin de ponerle un freno, el operador se acercó al automóvil  e indagó. “¿Qué me estas siguiendo? ¿De quién es este auto?”, preguntó.

“El auto lo manejan tres choferes, pero el dueño soy yo”, respondió el tachero, quien inmediatamente descendió del rodado y encaró al operador. “Qué lindo que sos, me gustaría tenerte en mi auto, sos rebonito”. Con estas palabras, el taxista le declaró su amor al joven.

Inmediatamente, alterado por la situación, el operador indicó que comenzó a caminar en dirección a calle Ituzaingó, siendo seguido por el taxista, un hombre robusto, morocho y fornido, quien no dejaba de lanzarles piropos de alto contenido sexual.

Con gritos de: “Chau preciosa” y besos lanzados al viento, el taxista se despidió del operador, quien se perdió entre la muchedumbre que se aglutina en esa esquina de la zona centro de la ciudad. Tras este episodio, el joven denunció el hecho, pues en ocasiones anteriores se percató de que el taxista lo seguía desde que salía de su lugar de trabajo hasta la zona céntrica.

El operador, ante el acoso sexual del que adujo ser víctima por parte del taxista, no dudó y se presentó en dependencias de la Comisaría Segunda, donde denunció al tachero, aportó datos claves para su identificación y solicitó protección.

piropeando

Te puede interesar