Informe especial caso Jimena Salas: Así habrían sido sus últimos minutos

Policiales 06 de diciembre
Luego de que los dos sujetos tocan las manos en su casa, Jimena, quien tenía la solidaridad a flor de piel con los animales, no dudó en atender a sus asesinos, quienes llegaron con un simpático ejemplar de “Caniche Toy”, con su correa roja aún colocada.
Salas...
Salas...

Este último detalle no es menor, pues indica que se trata de un perro que tiene un dueño/a, y por lo tanto, había que ayudar al reencuentro del animal con su hogar, algo en lo cual Jimena no se mostró reticente ante los visitantes.

Al menos, se ofreció a realizar algunas tareas más que sus vecinos, quienes simplemente escucharon a los delincuentes y luego los despacharon, con excepción de una testigo que llegó a tomarle una foto al animal, pero que tampoco hizo más que eso.

En la hall de su casa, Jimena tomó la foto del can e inmediatamente comenzó a redactar el mensaje para subirlo al Facebook, tiempo en que los visitantes habrían espiado la vivienda, tal vez en busca de objetos de valor.


 

Tras subir el anuncio del perro extraviado, a las 12.44 del viernes 27 de enero, Jimena cruzó algunas palabras más con relación al animal, tras lo cual los delincuente se lo dejaron y se dirigieron a su automóvil, del cual regresaron casi al instante.

Vuelta para el asalto

En el segundo encuentro, los asesinos lograron entrar a la vivienda, tal vez con la excusa de pedir un vaso con agua o bien, aprovecharon, un descuido de la víctima, para hacer su ingreso ya violento, lo que motivó que Jimena se defendiera.

En esa lucha, según la cantidad de lesiones (más de 40) y la ubicación de algunas de ellas, no se descarta que Jimena haya herido a uno de los asesinos, quien, en una reacción de violencia, mató a la joven madre con una furia inusitada.


En esta parte, según lo informado hoy, se pudo saber que el teléfono celular fue destruido por los asesinos dentro de la casa de Jimena, por lo que tampoco se puede descartar que los asesinos hayan ido en busca del aparato, para deshacerse de la foto tomada por la víctima, lo que habría derivado en la pelea y posterior asesinato.

La aparición, en ese marco, de una de las hijas de Jimena, en tanto, pudo haber terminado de desacomodar a los criminales, quienes decidieron darse a la fuga de inmediato, llevándose el arma asesina y el teléfono celular, el que, creídos de que ya había quedado inservible, lo arrojaron en la ruta.

Hoy, ese aparato, reapareció y sumó datos muy importantes para la investigación, suficientes como para darle un nuevo brío a la causa, sin dudas, una de las más complejas que se registraron en Salta en los últimos años.

Vaqueros1
 
La elección de la casa
 
En materia de conjeturas, en tanto, tampoco puede descartarse, según información que pudo recabar InformateSalta, que los asesinos hayan dejado el perro en la casa de Jimena, señal de que estaban decididos a volver, a partir de información previa respecto a que en dicho inmueble residía el gerente de una importante cadena de venta nacional de electrodomésticos.

Cómo obtuvieron dicho dato es, por ahora, una incógnita, incluso no se descarta que en la charla mantenida con Jimena minutos antes de matarla, esa información haya salido a luz. Caso contrario, entonces, la trama asesina podría estar integrada por otras personas.

Los investigadores creen que esto es así, pues los dos delincuentes que merodeaban el barrio San Nicolás, no llegaron hasta allí por arte de magia, sino que debieron haber contado con algún “apoyo local”, y no necesariamente de dicha barriada, sino de otros personajes del ambiente delictivo local.

 
Identikit de los supuestos asesinos
 
En ese sentido, las pesquisas de los investigadores de Homicidios no dejaron de ser arduas, tanto entre los hampones, informantes e incluso otros criminales que pasan sus días tras las rejas en el penal de Villa Las Rosas, un lugar donde usualmente este tipo de información corre como reguero de pólvora.

Por ello, el avance logrado y ampliamente difundido, podría generar algunas chispas y cruces entre los delincuentes locales que protegen a los asesinos, o bien, no se descarta, el efecto contrario y, de pronto, los teléfonos empiecen a sonar en el 911 o la fiscalía.

Cabe señalar, tal como lo recordaron hoy en la conferencia de prensa,  que de por medio hay una jugosa oferta de recompensa de nada menos que 500 mil pesos para aquella persona que arrime algún dato certero de estos asesinos, por lo que cualquier se podría resfriar por esa suma, máxime en vísperas de Navidad.

Te puede interesar