Kevin Benavides: el argentino que ya vivió el cielo y el infierno en el Dakar

Deportes 07 de enero
Es uno de los candidatos para cortar con la supremacía de KTM en motos.
kevin Benavides
Kevin Benavides, el argentina que quiere llegar lejos en motos. - Foto: Reuters- Clarín

Clarín/ Tras diez ediciones del Rally Dakar en Sudamérica, las motos han sido una de las categorías donde los pilotos argentinos depositan las mayores expectativas. Y Kevin Benavides, que después de no poder participar de la última edición por una grave lesión, está considerado uno de los candidatos para cortar con la supremacía de KTM.

Desde ayer, en Pisco y bajo un calor sofocante, inició una aventura de cuatro días en el desierto de Perú, que durará hasta este miércoles.

Kevin, con 28 años, es todo un especialista en enduro y rally raid. Con varios campeonatos argentinos y latinoamericanos de dichas disciplinas en su haber, en 2016 se convirtió en el primer argentino en ganar una etapa en la categoría del Rally Dakar, finalizando en el cuarto puesto en la clasificación general. Incluso ganó el premio a mejor debutante.

Pero al año siguiente, el salteño sufrió un durísimo golpe a su ilusión. A pocas semanas de comenzar el Rally Dakar 2017 en Asunción, sufrió una grave fractura en su brazo derecho al caerse de su moto durante un entrenamiento en Chile.

Luego de sobreponerse a esta adversidad, Benavides afrontó la edición 40° aniversario con las mejores expectativas y una gran responsabilidad, ya que se convirtió en el hombre estrella del equipo Honda ante la baja a último momento del portugués Joan Barreda Bort (reemplazado por el chileno Ignacio Cornejo).

"No es una revancha. En sí es realmente una carrera nueva y lo vivo como eso. Lo que pasó fue un gran aprendizaje en mi vida que me hizo entrenar más para volver más fuerte y mejor", le comentó a Clarín tras haber completado en la décima posición los 31 kilómetros cronometrados -242 kilómetros de enlace- que unieron Lima con Pisco.

Hoy fue una muy buena entrada en calor. Tuvimos todo lo que nos vamos a encontrar en estos cinco días: dunas de todos los tamaños, valles y la navegación porque fue todo fuera de pista", aseguró el salteño.

"Me sentí muy bien con la moto. Fue una etapa corta pero intensa igualmente. Había que largar en orden inverso así lo hice en la posición 47. Por delante había muchas huellas confusas de pilotos que habían fallado en la navegación. Para colmo tuve que pasar a varios porque se largaba cada 30 segundos. Más allá de todo eso fue una buena etapa, me relajé y pude tomar un buen contacto con la moto", completó.

Sin embargo, el británico Sam Sunderland (KTM), defensor del título en la categoría motos, fue quien se adueñó el sábado del primer tramo especial seguido por el francés Adrien Van Beveren (Yamaha) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna). Franco Caimi, piloto de Yamaha, fue el de mejor performance entre los argentinos.

Te puede interesar