Nuevo vuelco en la causa Reynoso tras la detención de tres personas

Justicia 06 de abril de 2018
Estarían ligados al círculo íntimo del exjuez; ayer se negaron a declarar. Se trata de Gerardo Garrido, Néstor Acosta y César Aparicio, empleados del Juzgado Federal de Orán.
jucio reynoso

La imputabilidad de ser el líder de una asociación ilícita toma fuerza en perjuicio del exjuez Raúl Juan Reynoso. El miércoles, y luego de las órdenes impartidas por el doctor Julio Bavio del Juzgado Federal Número 1 de Salta, tres hombres fueron detenidos en el marco de la misma causa. Se trata de empleados del Juzgado Federal de Orán a quienes se los vincula con el círculo íntimo del exmagistrado: Néstor Acosta, César Aparicio y Gerardo Garrido. 

El juicio, que comenzó en septiembre del año pasado, se alargó por dos motivos: los más de 160 testigos que tiene la causa y porque las audiencias solo se desarrollan los lunes. Ahora parecería tomar un nuevo vuelco con las tres personas detenidas y acusadas de formar parte de una "asociación ilícita", que sería liderada u organizada por el exjuez de Orán, por peculado y tráfico de estupefacientes, son las figuras que pesan en la imputabilidad sobre Garrido, Aparicio y Acosta, indicó El Tribuno.

Caso Reynoso

Hasta el momento, en la causa Reynoso, el único privado de la libertad era justamente el exjuez de Orán acusado por los delito de "asociación ilícita en carácter de jefe u organizador; concusión en nueve hechos, en concurso real, y prevaricato en seis hechos, en concurso ideal". Desde el miércoles hay tres nuevos detenidos, ayer en el Juzgado Federal 1 de esta capital se les tomó declaración indagatoria y se abstuvieron de declarar. 

En el caso de quien fuera uno de los ordenanzas del Juzgado de Orán, César Aparicio, viene siendo juzgado. Sin embargo, hasta hace algunas horas permanecía en libertad como otros imputados que tiene la causa. 

Las detenciones surgieron a raíz de investigaciones que se vienen realizando. En uno de los oficios que contiene la acusa el exjuez Reynoso autorizó al gendarme Gerardo Garrido, quien cumplía la función de seguridad del Juzgado pero es considerado un sujeto de mucha confianza del principal imputado, al traslado de droga en autos particulares al igual que con los otros dos detenidos.

Te puede interesar