Escuela de San Luis: “No fue intoxicación, había cabellos en la comida”

Educación 16 de abril de 2018
Así lo confirmó Mariela D'Annunzio, supervisora del Ministerio de Educación, con respecto a lo sucedido el viernes pasado en la escuela Nº 4634 de la delegación de San Luis, cuando al menos 14 alumnos comenzaron a vomitar luego de que les sirvieran el almuerzo.
0003029880

El viernes de la semana pasada, el comedor de la escuela “Submarino Ara” comenzó a descontrolarse cuando un grupo de alumnos comenzó a vomitar luego de que les sirvieran el almuerzo. Sucedió cerca de las 14:00 horas, e inmediatamente se dio aviso al SAMEC.

“Se trata de un grupo de 14 alumnos que recibieron asistencia médica y fueron trasladados en cuatro ambulancias junto a sus padres hacia el hospital Materno Infantil y al Papa Francisco. Estuvieron en observación una o dos horas y luego fueron dados de alta”, explicó en InformateSalta Mariela D'Annunzio, supervisora del Ministerio de Educación.

Un primer grupo de 100 niños ya había almorzado al mediodía y ninguno presentó algún tipo de malestar. Sin embargo, en el segundo grupo, que comió después de la una de la tarde, 12 de ellos empezaron a sentir náuseas y dolor de estómago.

“No hay signos de que haya sido una intoxicación sino descompostura y asco al haber encontrado cabellos en la comida. Todavía no podemos confirmar qué fue efectivamente lo que pasó. Si nos consta que había pelos cortitos en la comida. Aparentemente se produjo un estado generalizado de asco, lo que provocó el vómito en los chicos”, aclaró la supervisora a InformateSalta. 

La reacción de los alumnos fue casi inmediata. La comida se retiró y Bromatología se llevó una muestra. En primera instancia hicieron un informe de que la cocina estaba en condiciones. Los resultados de bromatología estarían durante la semana.

“Se intensificaron los controles para ver cómo se pudo haber originado esta situación. Bromatología nos pidió los datos de los proveedores de alimentos. No hay animales alojados en la escuela. Por la zona, a veces ingresan perros de afuera o gatos, pero nunca pueden ingresar a la cocina”, señaló D'Annunzio.

La mujer señaló que cuando hay casos de intoxicación por alimentos en mal estado, la reacción se produce generalmente una hora después de haberlo ingerido, pero en éste caso sucedió de manera inmediata. Afortunadamente no surgieron más casos conforme transcurrieron las horas.

Te puede interesar