Accedieron a la jubilación por moratoria 90 mil salteños

Sociedad 21 de agosto de 2018
El ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, puso bajo la lupa el beneficio que se otorgó en el Gobierno pasado.
abuso

"Mucha gente sentada en sillas comentando la política económica nos pide que demos de baja las jubilaciones que fueron otorgadas por el régimen de moratorias", lanzó hace algunos días el ministro de Hacienda y Finanzas Nicolás Dujovne. Luego, intentó traer calma y asegurar que es un derecho legal adquirido por los jubilados y además es una obligación y responsabilidad del Estado mantener las jubilaciones en la Argentina.

De los cinco millones y medio de jubilados en el país, tres millones y medio accedieron al sistema a través de este régimen promovido durante el kirchnerismo. Del total, serían aproximadamente 90 mil los salteños que obtuvieron el beneficio según estimaciones de Ernesto Martínez, quien estuvo al frente de la delegación de la Anses en Salta durante 11 años. Martínez destacó al régimen aplicado como "paradigmático" para Salta, por ser "una de las provincias con mayor informalidad laboral y, por ende, con menor cobertura de la seguridad social".

Las jubilaciones por moratoria se calculaban según el empleo declarado por el beneficiario, al tiempo que este accedía a los mismos beneficios que cualquier otro jubilado: como el PAMI, aumentos, y en caso de fallecimiento, el cónyuge podía seguir percibiendo esos haberes. La deuda de los años sin aporte al sistema previsional era con la AFIP, por lo que mediante un plan de pago la moratoria se descontaba mensualmente.

"Hoy tenemos tres millones y medio de jubilados que aportaron muy parcialmente a su jubilación", aseguró el ministro. Sin embargo, según Martínez, esta es una creencia falsa. "En el imaginario creen que son 3 millones y medio de personas que nunca aportaron. Pero estas personas han usado en promedio 10 años de moratoria", aseguró el economista.

El especialista que trabajó desde 1995 en el área resaltó además que el sistema previsional se financia en un 50 por ciento por aportes, y el otro 50 por impuestos: una parte del impuesto de valor agregado (IVA), ganancias y combustibles. Por lo que esto redunda en aportes indirectos a través de impuestos.

Con este beneficio, indicó, se logró pasar del 65 por ciento de cobertura al 98 actual. La poca cobertura que se arrastraba, explicó, se debía a que "en la década de los 90, con las privatizaciones, el desempleo llegó a más del 20 por ciento, sumado a que en 1994 comenzaron a subir las edades jubilatorias y se fue a lo que es hoy: 60 y 65 años. Con esto mucha gente no cumplía los requisitos de años de servicio", contextualizó.

Una posible reforma

El extitular de la Anses señaló a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), promovida por el actual gobierno, como una propuesta que desmotiva el aporte previsional formal y fomenta la precarización.

Serían 80 mil los que accedieron a este nuevo sistema a nivel nacional durante este año. El nuevo régimen no exige aportes previsionales, ni tampoco los descuenta. La edad para acceder al beneficio es la misma para varones y mujeres: 65 años, no se debe percibir pensiones ni otra jubilación, ni son hereditarias al cónyuge.

"Acá el mensaje es que en los gobiernos anteriores se dilapidaron los fondos públicos de los jubilados y se le regaló a mucha gente que no debía haberse jubilado. Pero con la PUAM se saca una jubilación precaria sin ningún tipo de pago", aseguró Martínez.

Las políticas oficiales aplicadas con la tercera edad fueron duramente criticadas, sobre todo durante la Reforma Previsional que quedó a mitad de camino.

"Están allanando el terreno para una posible reforma", aseveró el especialista e indicó que estas podrían ser: "Subir la edad jubilatoria por etapas o modificar algún esquema de movilidad. En este caso los que se verían afectados son los trabajadores rurales y los docentes, en principio.

Las mujeres, las más beneficiadas

Según estimaciones de Ernesto Martínez, extitular de la Anses en Salta, de los 90 mil salteños que accedieron a la jubilación por moratoria, el 75 por ciento son mujeres. 

“Son a las que más les cuesta acceder al sistema previsional para acumular sus años de aporte”, aseguró el economista, y justificó: “Por discriminación del mercado laboral, por la crianza de los hijos, son las que más tienen desempleo, subempleo y trabajo en negro”. 

La diferencia de salarios por el mismo trabajo entre un varón y una mujer es un reclamo histórico del feminismo en materia laboral. Pero tomó notoriedad cuando en un acto del Día de la Mujer el presidente Mauricio Macri anunció el proyecto de ley de “salarios igualitarios”. Así, la desigualdad quedó reconocida oficialmente. 

A esta situación, el especialista añadió que el nuevo régimen de Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) vulnera aún más la futura vejez para las mujeres. Debido a que, por un lado se eleva la edad jubilatoria a 65 años, equiparándola con la del varón. Además que no es hereditaria: “Muchas mujeres podían mejorar su situación económica por la jubilación que les dejaba el esposo; era importante ese aporte”, aseveró Martínez.

“Pensar en dar de baja millones de jubilaciones es una irresponsabilidad. Mediante las moratorias previsionales millones de adultos mayores pudieron completar sus aportes y acceder a la jubilación. Es decir, a un ingreso mensual, a una obra social, salario familiar, a un crédito, a una vejez digna. Fue una política para los adultos mayores y especialmente para las mujeres”, manifestó.
Para el especialista, los cambios responden a una posible privatización del sistema. “Hay alguna idea de volver al sistema de capitalización privada, no sé si como era el de AFJP”.

Fuente: El Tribuno

Te puede interesar