Se dibujó puntos rojos para fingir varicela y no ir a la escuela, pero el plan terminó mal

Medios 07 de abril de 2019
Una niña de 6 años se las ingenió para evitar un examen de ortografía, aunque la amenaza de una inyección la hizo recapacitar.
_MG_1103

Una nena británica de 6 años tuvo una ocurrencia bastante particular. Para faltar a clases, decidió dibujarse puntitos rojos por todo el cuerpo y fingir que padecía varicela. Claro que sus padres se enteraron, aunque decidieron seguir con la broma y arruinar el plan de su traviesa hija.

Lily Schooley (6) quería evitar un examen de ortografía y simuló una enfermedad. Agarró un marcador colorado indeleble y se llenó de puntos, especialmente, en brazos y piernas. Lo único que consiguió la niña fue que sus progenitores se mataran de la risa con su ocurrencia, ya que, 10 minutos antes de contar su "enfermedad", le había pedido a su mamá Charlotte Schooley que le prestara la fibra.

Para chequear hasta dónde podía llegar la pequeña con su mentira piadosa, los papás  le siguieron la corriente y le comunicaron a la nena que irían al médico para que le pusiera una inyección. A continuación, Lily hizo todo lo posible para lavarse las manchas: ni con shampoo ni con alcohol lo logró.

Los padres no podían contener la risa pero para hacerle aprender la lección, la obligaron a ir al otro día a la escuela "pintada" y tuvo que explicarle a sus compañeros y amigos lo que había realizado, informó el diario Mirror.

"Ella mira mucho YouTube y aparentemente había visto un video llamado '10 maneras de salir de la escuela', por lo que habrá otros nueve por venir", reconoció la mamá de Lily.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar