El Liverpool pide paso a la gloria

Deportes 13 de mayo de 2019
Nadie daba un duro por ellos. Y ahora tienen la final de Madrid en el bolsillo.
liverpool

El Liverpool de Jurgen Klopp lo ha vuelto a hacer: después de haber ganado una Champions League en la histórica final de Estambul en el mayo de 2005 - cuando remontó un 0-3 al Milan - el conjunto inglés ha dado la sorpresa en las últimas semifinales de la Copa de Europa. Tras la derrota por 3-0 en el Camp Nou, los Reds han dado la vuelta al marcador y se han impuesto sobre un Barcelona totalmente perdido y aturdido que no ha sabido cómo lidiar con la intensidad de la grada de Anfield, un estadio único por sus vibraciones y la manera de vivir los partidos. En ningún otro lugar del mundo, de hecho, un equipo como el Barça hubiera desperdiciado una ventaja tan abultada como la que consiguió en el partido de ida. Pero en Anfield todo es posible, y más si el líder de la banda de rock n’ roll, como muchos llaman al Liverpool, es Klopp, un técnico moderno pero con la pasión de los de antes.

Sin sus mejores delanteros, Mohamed Salah y Roberto Firmino, el equipo inglés tuvo razón de un Barcelona que no encontró a Messi y que se sintió a las cuerdas desde el principio del partido, cuando Origi anotó el primero de sus dos goles. En el medio hubo la eclosión de Wjinaldum, centrocampista que marcó en dos ocasiones antes de que Origi desatara la locura del público local con el gol del definitivo 4-0. Ahora, después de esta hazaña, el Liverpool irá con todo a la final del Wanda Metropolitano que se jugará el próximo 1 de junio. Además, los Reds llegan como serios candidatos a la victoria tras esta remontada sin iguales, pero no solamente por arrastrar una tendencia positiva. Los Reds tienen una plantilla importante y probablemente terminen por recuperar a Salah y a Firmino para la gran final, lo que les da una ventaja importante sobre el papel. Con ellos dos en la cancha, de hecho, Klopp podrá dar vida a su mejor fútbol, hecho de arrebatos ofensivos y de ráfagas vertiginosas que tanto daño hacen a las defensas rivales, sobre todo en las contras. El equipo inglés, además llega con una onda positiva y repetirá final de Champions, algo que lo hace muy experto en este ámbito. Para Klopp y sus jugadores existe una oportunidad de revancha con la Champions, trofeo que el club del Merseyside ganó en cinco ocasiones, exactamente un año después de la derrota contra el Real Madrid.

Catorce años después de la mágica noche de Estambul en la que Steven Gerrard levantó al cielo un trofeo conquistado tras una remontada hecha con el corazón, el Liverpool tiene otra posibilidad de ganar su sexta Champions de siempre, para acercarse al Milan, el segundo detrás del Real Madrid con siete. Una motivación de más para la tropa de Klopp, que irá a Madrid para seguir la mística y ganar la Orejona.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar